Luisana Lopilato y Joaquín Furriel: entre la incertidumbre y la ilusión

Nada parece ser más unificador que una pandemia. A miles de kilómetros de distancia, desde los dos extremos del continente americano, Luisana Lopilato y Joaquín Furriel​ se unen en una pantalla para conversar sobre el próximo estreno de La corazonada, la primera película que produce Netflix para la Argentina. El filme, un policial al estilo…

Luisana Lopilato y Joaquín Furriel: entre la incertidumbre y la ilusión

Nada parece ser más unificador que una pandemia. A miles de kilómetros de distancia, desde los dos extremos del continente americano, Luisana Lopilato y Joaquín Furriel​ se unen en una pantalla para conversar sobre el próximo estreno de La corazonada, la primera película que produce Netflix para la Argentina. El filme, un policial al estilo más clásico dirigido por Alejandro Montiel, estará disponible desde el jueves 28 de mayo en 190 países. Pero los temas a conversar exceden la promoción.

-¿Cómo están viviendo este momento tan particular? ¿Cómo se les modificó su vida cotidiana?

Lopilato: Creo que todos estamos unidos por las mismas sensaciones, con días en los que estás muy bien, y otros muy mal. Siento que hay días más largos y otros que los pasás, más cortos. Es muy triste todo lo que sucede mundialmente. Y estar con la incertidumbre de no saber qué va a venir. Yo estoy en Canadá, pero mi familia está en la Argentina, y hablo todo el tiempo con ellos de lo que pasa, para saber cómo están, cómo tienen que cuidarse. Pero también me preocupan mis hijos, los tres son chiquitos y como mamá los tengo que cuidar, que sepan lo que está pasando, pero sin abrumarlos.

Furriel: Mi sensación es que hasta que no esté la vacuna no vamos a poder quitarnos el miedo del cuerpo. No vamos a terminar de tener todos la tranquilidad de sentir que uno va a poder estar bien, para cuidarse uno, para cuidar a nuestros padres, a nuestros hijos, para que todas las generaciones estemos tranquilas.

Luisana Lopilato y Joaquín Furriel protagonistas del policial La corazonada. Foto: Netflix

Lopilato: Yo cuando era chica me sentía segura con mi papá y con mi mamá y, si ellos estaban bien, era porque estaba todo bien. Con mis hijos trato de hacer eso, de seguir la rutina con los horarios; no hay colegio, pero sí hay colegio por la compu. Trato de buscar siempre lo positivo dentro de lo negativo. Pero es cierto en que hay que días en que sentís que no podés más, porque no sabés hasta cuando va a seguir así.

-Te obliga a adaptarte todo el tiempo.

Lopilato: Creo que también me acostumbré a esta nueva vida. En Canadá ya empezaron a abrir muy de a poco, ya se puede salir a caminar, por ejemplo. Pero a la vez, salir te da un poco de miedo, volvés como vacío, con miedo en el pecho, con una sensación rara. Igual, no hay que dejar que eso nos tire para abajo. 

Furriel: Habrá que poner lo mejor de uno mientras tanto para salir de esta experiencia con valores sólidos, mejores que los que uno tenía. No digo que fuesen ni buenos ni malos, simplemente darle más luz o intensificar cosas que sean mejores para el futuro.

-¿Cómo imaginan su futuro profesional teniendo en cuenta los protocolos sanitarios que van a hacer falta en la producción de series y películas y también en el teatro?

Furriel: Es tratar de imaginar algo de lo que no tenemos idea, porque estamos pasando una gran incertidumbre. Entiendo que todo esto va a modificar mucho la manera de trabajar, porque habrá nuevos protocolos y eso tal vez nos cambie la manera de comportarnos en un set, por ejemplo, durante las filmaciones. Eso en cuanto a lo audiovisual, seguramente. En lo que se refiere al teatro, pensemos que ha sobrevivido a muchas pandemias a lo largo de la historia, pero el regreso va a ser muy dificil porque el teatro es una experiencia vivencial. Si pensamos que nos cuesta salir a caminar, imaginate entrar a una sala de teatro. Habrá que ir haciéndolo de a poco, paulatinamente.

Lopilato: Ojalá que todo esto pase pronto y quede en la historia. Y que salgamos siendo mejores personas.

-Ambos ya tienen proyección internacional con otros trabajos, pero con el estreno en tantos países, ¿cómo viven esa expansión de público para sus carreras?

Furriel: Es importante el estreno a nivel mundial, porque nos da la posibilidad de mostrar al mundo cómo hacemos ficción en la Argentina. Además, en lo individual, me gusta eso porque tengo mucha familia muy desperdigada por el mundo y con esta situación, gracias a las plataformas los que viven en España, Estados Unidos, Italia, México y la Argentina, lo podremos compartir. 

Lopilato: El mundo se está achicando en ese sentido y estas plataformas te permiten mostrar más tu trabajo, lo hacen más fácil. Si tenés amigos o parientes en otros países, es una excusa juntarte, cada uno en su país, pero coincidiendo en ver una peli juntos. Creo que es nuestra nueva vida.

Mirá también

Presentada como la precuela de Perdida, en La corazonada Lopilato interpreta a Pipa, una policía que recién comienza a dar sus primeros pasos y comparte con su superior, Juanez (Furriel) la investigación del asesinato de una joven. Pero, paralelamente, un fiscal le encarga que investigue, de manera secreta a su jefe, sospechoso de otro crimen.

Personajes oscuros. Los de Luisana Lopilato y Joaquín Furrel en La corazonada. Foto: Netflix

-En “La corazonada” interpretan a policías con vidas complicadas, con personalidades bastante oscuras y que ocultan muchas cosas, ¿qué los atrapó de la trama?

Lopilato: Yo ya conocía a mi personaje, Pipa, de la película anterior, Perdida, pero ella ahora está en otra etapa de su vida, con la opción de encarar un caso muy importante. Le hacen pagar derecho de piso, no le confían mucho y tiene que demostrar que puede. Se siente estudiada por su jefe. Lo mismo que el resto de sus personajes sigue lo que le dicta su instinto, lo que siente que es lo correcto. Hay muchas vueltas de tuerca que sorprenden.

Furriel: Me encantó ser el personaje que acompaña al de Luisana en su viaje de aprendizaje. Y con su parte más solitaria, que va me gustó mucho la manera de hablar de Juanez, cómo va asociando y se va mostrando muy de a poco. Es uno de esos detectives típicos, al estilo de los detectives clásicos. Con el director nos divertía jugar con esa idea, incluso desde el vestuario, con esas poleras medio como de los 70. Me atrajo la idea de jugar con este tipo de héroes rotos, de alguien que sufre mucho.

Lopilato: Me gustó mucho interpretar a Pipa, a veces la gente nos ve, pero no imagina que son muchas de horas de ensayo, muchas horas de trabajo, muchas horas de filmación. En un policial como éste, había muchas escenas de noche, y pasamos semanas enteras filmando de noche. Así y todo, yo disfruto mucho de estar en el set: llegar, saludar a todos, hacerme un cafecito mientras preparo la escena, me cambio y voy entrando en calor para el personaje.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *