Diego Schwartzman, crack del tenis virtual: pasó a semis en un partido que incluyó revoleos de consola

Diego Schwartzman se metió en las semifinales del Madrid Open Virtual, la edición especial del torneo español que se originó luego de que su versión habitual fuera suspendida por la pandemia de coronavirus. Superó al italiano Fabio Fognini​ por 6-3 en un partido muy entretenido, no tanto por lo que ocurrió sobre la cancha digital…

Diego Schwartzman, crack del tenis virtual: pasó a semis en un partido que incluyó revoleos de consola

Diego Schwartzman se metió en las semifinales del Madrid Open Virtual, la edición especial del torneo español que se originó luego de que su versión habitual fuera suspendida por la pandemia de coronavirus. Superó al italiano Fabio Fognini​ por 6-3 en un partido muy entretenido, no tanto por lo que ocurrió sobre la cancha digital de la Caja Mágica, sino por la divertida interacción que tuvieron los dos jugadores durante el encuentro.

Mirá también

El Peque pudo sacar lo mejor de su versión digital ante un Fognini que hizo de las suyas: protestó algunos puntos, revoleó el mando de la consola -como suele hacer con las raquetas durante los partidos reales- y hasta terminó amenazando con iniciar “acciones legales” al torneo. Todo entre carcajadas, claro, como viene ocurriendo en los cruces de un evento que tiene fines benéficos y que les sirvió a los tenistas para, de alguna manera, volver a vivir la competencia en medio del parate de los circuitos.

“Me has robado como seis o siete puntos ya”, protestó Fognini, al que se lo vio muy cómodo, recostado en un sillón blanco de su casa de Italia y demostrando su gran dominio del español en cada intercambio con su rival. “Yo no te robé, el juego en tal caso”, respondió Schwartzman, siempre riéndose. “Me cobra doble pique, ¡no me lo creo!”, se escuchó gritar al italiano en otro momento.

El partido tuvo una corta interrupción por problemas de conexión cuando apenas se habían jugado dos games. Pero entre los mismos jugadores se pusieron de acuerdo en cómo reanudarlo. “Podríamos iniciar otro pero solo a tres games”, propuso el argentino. Y al poco tiempo ya estaban jugando otra vez.

“Creo que le gané por paciencia”, comentó, riéndose, el Peque, que ahora tendrá un duelo difícil. Enfrentará a Andy Murray, que venció por un claro 6-1 al alemán Alexander Zverev​.

El escocés, que en la vida real no es un gran especialista en polvo de ladrillo -solo tres de sus 46 títulos los ganó en esa superficie-, es uno de los grandes favoritos a llevarse el título. Y tras meterse en las semifinales, “calentó” la previa de su choque con el argentino. 

“¿Schwartzman está jugando bien? Practiqué con él el domingo y era terrible”, se sorprendió cuando los comentaristas de la transmisión le contaron del buen andar del Peque.

“Me parece que Andy tiene demasiada confianza. Está agrandado”, respondió, en tono bromista, Schwartzman. Y agregó: “Me ganó muy fácil cuando jugamos un partido de práctica. Después hablamos y me dijo que era muy malo. Y me deprimí. Pero mejoré y hoy soy otro jugador”.

Mirá también

Murray también tuvo que salir a aclarar algunas teorías de que el certamen está arreglado. En charla con Feliciano López​, director del Madrid Open y gran amigo suyo, aseguró: “Parece que está todo arreglado, pero no. Sé que como vengo ganando muy fácil, la gente habla de una conspiración, pero la realidad es simple: soy mucho mejor jugador que el resto”, aseguró con cara seria, pero tono hilarante. E hizo estallar a todos los que participaban de la transmisión.

En el otro duelo de semifinales se enfrentarán el griego Stefanos Tsitsipas, otro gran jugador de videojuegos, que le ganó 6-1 a David Ferrer; y el belga David Goffin​, que superó por 6-0 a Benoit Paire.

Por el lado del cuadro femenino, quien se está robando el show es Sorana Cirstea. La rumana, que contó antes de su debut que no tenía grandes expectativas porque hasta la semana pasada nunca había jugado a la Play, le ganó 7-6 (7-4) a la canadiense Bianca Andreescu y se metió entre las cuatro mejores. Chocará con la francesa Fiona Ferro, que superó por 7-6 (7-3) a la croata Donna Vekic.

También sigue en carrera la belga Kiki Bertens, campeona el año pasado en la versión tradicional de Madrid y otra inexperta en juegos virtuales, que superó por 6-4 a la suiza Belinda Bencic. Su próxima rival será Caroline Wozniacki, que aplastó por 6-0 a la británica Johanna Konta.

Mirá también

Los duelos de semifinales y las finales se podrán seguir este jueves por las páginas de Facebook del Madrid Open (en inglés) y de PlayStation España (en castellano).

El torneo pone en juego un premio de 150 mil euros, que será distribuido para asistir a los jugadores de menor ranking y que más sufren la pausa obligada en el circuito. Además, habrá una donación de 50 mil euros para reducir el impacto social del Covid-19.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA