Coronavirus en Argentina: cierran un geriátrico en plena pandemia y piden que saquen a todos los adultos mayores

Incertidumbre, miedo y bronca. Todo eso sienten los familiares de un grupo de adultos mayores de un geriátrico de Avellaneda luego de que el dueño les informara que iba a cerrar “por falta de medios” para mantenerlo en medio de la pandemia por el coronavirus. Según informaron los familiares en distintas entrevistas televisivas, Ricardo Villani, dueño…

Coronavirus en Argentina: cierran un geriátrico en plena pandemia y piden que saquen a todos los adultos mayores

Incertidumbre, miedo y bronca. Todo eso sienten los familiares de un grupo de adultos mayores de un geriátrico de Avellaneda luego de que el dueño les informara que iba a cerrar “por falta de medios” para mantenerlo en medio de la pandemia por el coronavirus.

Según informaron los familiares en distintas entrevistas televisivas, Ricardo Villani, dueño del geriátrico Rayos de armonía, informó mediante carta documento que el lugar iba a cerrar el próximo 15 de mayo.

La empresa alega que ya no pueden enfrentar la escalada de costos que implican las nuevas medidas sanitarias. Por eso decidieron retirarse del negocio.

Mirá también

En diálogo con el canal de noticias TN, algunos de los afectados comentaron que no sabían cómo estaban sus adultos mayores. “Vení a buscar a tu mamá el 15 o la dejo en la calle”, contó una mujer que le advirtieron desde adentro. Otros denuncian un abandono de persona: “Nosotros pagamos todas las cuotas al día”, reclaman.

Al mismo tiempo los familiares expresan preocupación porque dicen que ninguna otra institución ahora quiere recibir a los ancianos por temor a un contagio masivo.

Mirá también

En medio de los reclamos en la puerta del geriátrico apareció el dueño quien en un contacto breve con los periodistas que estaban allí declaró que todos los adultos mayores están en buenas condiciones y que se trata solo de una medida económica.

Mirá también

“Los abuelos están bien. No hay casos sospechosos de covid-19 en ninguno”, comenzó y siguió: “Tenemos probelmas económicos graves”, expresó mientras algunos familiares le recriminaban que no sabían el estado de salud de los ancianos internados.

Algunos de ellos insistieron en que a ninguno se les hizo el test para comprobar que no estuvieran infectados y el riesgo de llevarlos a sus casas, que implica la posibilidad de un contagio por parte de sus propios allegados. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA