La cuarentena en Italia de Javier Pastore: “Nos dimos cuenta de que con muy poco somos felices”

Italia ​es uno de los países más afectados por la pandemia del coronavirus: tiene más de 198.000 casos confirmados con más de 26.600 muertes y casi 65.000 personas recuperadas. Es por eso que, al igual que en gran parte del planeta, la mayoría de las actividades está suspendida.El fútbol no es la excepción. Y, aunque en Italia…

La cuarentena en Italia de Javier Pastore: “Nos dimos cuenta de que con muy poco somos felices”

Italia ​es uno de los países más afectados por la pandemia del coronavirus: tiene más de 198.000 casos confirmados con más de 26.600 muertes y casi 65.000 personas recuperadas. Es por eso que, al igual que en gran parte del planeta, la mayoría de las actividades está suspendida.

El fútbol no es la excepción. Y, aunque en Italia probablemente vuelva a rodar la pelota a mediados de mayo, por el momento todos los futbolistas se encuentran en confinamiento obligatorio. Javier Pastore, hoy en la Roma, contó cómo está pasando la cuarentena​: su convivencia con sus hijos, su esposa y una pareja amiga, sus entrenamientos y la incertidumbre por el futuro.

En diálogo con la Agencia Córdoba Deportes, el ex futbolista de Huracán y PSG, entre otros, se expresó en primera persona.

Pastore y su familia se encuentran aislados en Roma.

“Soy Javier Pastore, estoy en Roma pasando la cuarentena junto a mi mujer y mis dos hijos, la nena de cinco y el varón de dos. Somos nosotros cuatro en casa con una pareja de amigos que viven con nosotros acá en Italia​, estamos los seis hace prácticamente 50 días encerrados. Hacemos las compras por Internet, ya ha pasado mucho tiempo y estamos en la espera de ver cuándo podremos salir.

Algo bueno que me deja todo esto es que tengo mucho más tiempo para compartir con mis hijos y con mi familia. Uno como futbolista estaba todo el tiempo afuera, viajando, y disfruto de estar en casa. Pero hay un miedo o un pensamiento negativo que tengo casi todos los días y es la incertidumbre de saber cuándo va a parar todo esto y vamos a poder hacer vida normal. Igual tengo gente que trabaja conmigo que me ayuda a sacar esas ideas y estar siempre positivo, y por eso entrenarse todos los días y hacer trabajos mentales o físicos te da fuerzas para pensar que todo está bien, que vamos a poder salir adelante.

Al principio hacíamos vida normal, no se escuchaba nada en Italia. Veíamos de reojo lo que pasaba en China con algo de temor, pero normal. Veíamos la tele y los noticieros en Italia y hablaban del virus en China, de los contagios diarios, que estaban empezando a hacer hospitales en pocos días, y eso fue lo que más nos llamó la atención. Todos temíamos por el contagio a otros países porque desde China viaja mucha gente a las capitales europeas. Roma está llena de turistas constantemente y ahí empezamos a pensar que podía pasar acá y que teníamos que tener cuidado.

Mirá también

Cuando se empezaron a hacer tests vimos que en Italia había mucha gente contagiada, nos empezamos a asustar más y dejamos de salir e ir a lugares públicos. Fue algo muy rápido, sobre todo lo que pasó en el norte de Italia, que en poco tiempo empezó a haber muchísimos casos con muchas muertes y eso preocupó a toda la población. En el momento en que empezamos a ver que la gente moría muy fácil, rápido, en pocos días nos dimos cuenta de que esto iba en serio.

En ese momento el club se movió rápido, se manifestó de la mejor manera, nos cuidó a nosotros y a nuestras familias, se puso de nuestro lado. No nos hizo viajar por Europa League (teníamos un partido en España), no quiso que fuéramos a los entrenamientos. El club decidió que primero que todo estaba la salud de cada jugador, familiares y de los que trabajan ahí. En todo momento pensamos que iban a ser un par de semanas y que todo iba a volver a la normalidad, pero iban pasando las semanas y nos dimos cuenta de que cada vez era algo más serio y peligroso y de que teníamos que tener todos los requisitos para combatir a este virus y quedarnos en casa y hacer todos los protocolos que el Gobierno y los medios nos iban diciendo para bajar los contagios, que era lo más importante.

La situación en este momento es la misma de cuando empezamos la cuarentena: tratar de estar lo más activos en casa, hacer ejercicios, entrenar. Tratar de estar con la mente lo más lucida posible, disfrutar muchísimo de mis hijos, de mi familia. Hacemos las compras por Internet, nos llegan los alimentos de los supermercados y, con guantes, tratamos de limpiar lo que más se pueda antes de guardarlas. No salimos para nada a la calle, tratamos de estar adentro lo más posible. Es una situación difícil, creo que no es normal para nadie. Seguramente será una anécdota fea que tendremos que contar y que va a durar mucho tiempo.

Mientras todo esto pasa, por mi parte, me levanto a la mañana y hago el entrenamiento que me manda el club, que por cierto nos mandaron todos los elementos necesarios para hacerlo en casa. Dos o tres días a la semana hacemos FaceTime en grupos de 10 o 15 para hacer bicicleta, correr o el trabajo que nos toque. Almorzamos con mi familia, a la tarde estamos con los chicos, los hacemos jugar, la tarea que les mandaron del colegio por Internet, vemos series, pasamos el tiempo como se pueda. Algunos días salimos a una terraza que tenemos para respirar un poco de aire. Son así, todos los días mas o menos parecidos ya que yo tengo dos o tres entrenamientos diarios y en las otras horas que me quedan son más que nada para estar con mis hijos, comer, dormir y empezar el día siguiente.

Cuando hablo con gente en Argentina me preguntan cómo sigue la cosa en Italia. Por suerte puedo decir que hay poquísimos contagios por día, deben ser 20 o 30, y muy pocos mortales. Eso me deja tranquilo, poder responderles a mis familiares y amigos, que están en Argentina preocupados, que en Roma y el sur de Italia, o gran parte, los contagios han bajado muchísimo y estamos super controlados. Tratamos de estar siempre comunicados por FaceTime o videollamada, es uno de los pocos medios para estar en relación, para hacerles ver mis hijos mi familia en Argentina. Siempre hablamos de cómo están ellos allá, cómo estamos acá y nos contamos un poco de cada país de cómo evoluciona esto. Obvio, hablamos de los hijos, los nietos y son las cosas que nos dejan una sonrisa en la cara al final de la llamada.

Pastore con la camiseta de la Selección. (Foto: Marcelo Carroll).

Este virus va a traer muchas reflexiones, ya hoy en día uno reflexiona muchísimo y piensa y lo repiensa. La verdad muchas veces la gente vive pensando en cosas materiales o cosas para mostrar a los demás, creen que eso los hace mejores personas o mejores amigos o no sé. Hoy nos damos cuenta que con poco se puede vivir, que con poco somos felices y que pasando el tiempo con la familia somos felices. Son cosas que en el día a día, en la vida normal, no se piensan tanto. Pensamos en ir a cenar, en el auto lindo o ir a hacer cosas extravagantes, pero realmente nos damos cuenta que con muy poco somos felices. Hoy nos damos cuenta de que realmente la importancia de la vida es otra y no darse lujos o demás sino estar bien de salud, poder hablar con los familiares y saber que están bien. Eso nos llena el alma y el corazón, saber que otra persona está bien y no pensar en cosas de otro tipo sino en sentimientos, en pensamientos lindos hacia otra gente. Eso lo que realmente nos llena y nos hace ir a dormir tranquilos a la noche.

Creo que la marca que va a dejar en cada persona es muy personal y depende de qué tipo de persona. Aquellos que perdieron familiares o amigos van a ser las que más van a sufrir y les va a dejar una marca muy grande. Después a cada uno nos va a dejar alguna enseñanza o algo marcado seguramente, pero es todo muy personal. Espero que sean marcas positivas donde podamos reflexionar en todo lo mal que hemos estado este tiempo, todo lo que hemos sufrido por familiares, por amigos o por ver gente que ha muerto. Eso nos tiene que dejar una gran marca para saber que tenemos que ser mucho mejores como seres humanos, como padres o como amigos para sacar esto adelante mucho más rápido. Creo que eso lo vamos a tener que hacer y transmitir cada uno de nosotros que podemos.

Mirá también

​Italia va a sufrir mucho como muchísimos países en el mundo por este tema, ya sea salud, en lo económico o en todos los rubros. Va a traer problemas, pero bueno, seguramente será un país donde creo que va a tener la fuerza para salir adelante porque la gente es muy alegre y pujante. No sé cuánto tiempo llevará, el ser humano también está hecho para sufrir y tropezar, pero siempre se ha levantado y seguramente después de esto también se van a levantar. Va a ser difícil, van a ser unos años difíciles, pero creo que entre todos juntos, y valorando lo mal que la hemos pasado, vamos a tener la fuerza para seguir adelante y enfrentar todo tipo de adversidades”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA