El pantano, un oscuro policial polaco que echa luz sobre los años ’80

Un doble crimen en un tenebroso bosque, con una oscura historia, abre la puerta a este policial polaco que nos permite acceder a ese mundo cerrado en el que vivían los países satélites de la Unión Soviética en los años ochenta.El Pantano (Rojst) es una serie de cinco episodios, en los que un asesinato y…

El pantano, un oscuro policial polaco que echa luz sobre los años ’80

Un doble crimen en un tenebroso bosque, con una oscura historia, abre la puerta a este policial polaco que nos permite acceder a ese mundo cerrado en el que vivían los países satélites de la Unión Soviética en los años ochenta.

El Pantano (Rojst) es una serie de cinco episodios, en los que un asesinato y un suicidio en un pueblo de Polonia, cerca de la frontera de la ex Alemania Democrática, dejan en evidencia una trama de corrupción y silencios cómplices entre la dirigencia política de un estado policial y la sociedad.

Una noche aparecen asesinados un poderoso dirigente local de la Juventud Comunista y una prostituta en un pantano, y comienza una búsqueda que se resuelve limpiamente, salvo para Piotr (Dawid Ogrodnik), un joven periodista recién llegado de Cracovia y su mentor Witold (Andrzej Seweryn), que, a pesar de todas las tensiones que se generan, continúan con su propia investigación.

La serie “El pantano” está perdida en el catálogo de Netflix y vale la pena ser vista.

La serie tiene buen ritmo, suspenso y una ambientación adecuada para Polonia de 1982, dominada por un gobierno títere soviético; de todos modos, podría percibirse en su desenlace un cierto relajamiento de ese férreo control político sobre la población. Recordemos que era la época de un Papa polaco, Juan Pablo II, y la inminente aparición en los astilleros de Gdansk, del movimiento Solidaridad, de Lech Walesa.

La densidad del guión recae bastante en la ubicación de este pueblo con un pantano y un bosque donde fueron enterrados cientos de personas en fosas comunes durante la Segunda Guerra Mundial. Y que mantiene un poderoso misterio a lo largo de la trama.

El argumento nos muestra una escenografía compuesta por un burdel, un matadero, una piscina, un inquietante bosque y la redacción de un diario, desde el que se intenta, no sin un entendible temor, correrse de las directivas del partido en busca de alcanzar justicia, un término entre escéptico e ingenuo en aquel contexto.

Pocos personajes, actores bien elegidos y, sin pretender ser una serie ambiciosa, esta ficción polaca que busca luz en el abarrotado catálogo de Netflix está bien desarrollada tanto por el suspenso como por el desenlace que se presta a más de una interpretación.

Ficha

Calificación: Buena

Policial, 2018 Dirección: Jan Houlobek y Michal Marczak Protagonistas: Dawid Ogrodnik, Andrzej Seweryn, Zofia Wichlacz y Magdalena Walacz. Emisión: Cinco episodios, en Netflix.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA