Fue uno de los grandes hitos en la historia de Colón: esos que quedan para siempre en la memoria colectiva de sus hinchas y que forjan la identidad de una institución. El 10 de mayo de 1964, el Santos de Pelé llegó a Santa Fe. Un equipo que parecía imbatible, pero que caería frente a Colón.

Más de medio siglo después de aquella hazaña, el brasileño, uno de los mejores jugadores del mundo, aún lo recuerda. “Veníamos de ganarle a Boca, River, Inter, Racing. Santos venía invicto en como treinta partidos. Y cuando vamos a jugar ahí, nosotros perdimos”, dijo Pelé en un video que se viralizó por las redes.

Y luego, el brasileño completó: “Yo me acuerdo que hice el primer gol, menos mal. Después, yo creo que de ahí para adelante todos empezaron a llamar la cancha de Colón como Cementerio de los Elefantes”. Fue apenas una muestra del poderío que el rojinegro había conseguido en su cancha. Y una de las hazañas más grandes del club.