Coronavirus en la Argentina: Los “tapabocas” hacen furor en el primer día de obligatoriedad

Efecto imitación, algo de temor y mucho respeto por el coronavirus determinaron que, en el primer día de obligación de uso de “tapabocas” en la Provincia de Buenos Aires, el cumplimiento resultara “altísimo” según evaluaron las autoridades y pudo constatar Clarín.La tendencia comenzó a consolidarse el fin de semana. Tuvo alguna inercia la decisión previa de las…

Coronavirus en la Argentina: Los “tapabocas” hacen furor en el primer día de obligatoriedad

Efecto imitación, algo de temor y mucho respeto por el coronavirus determinaron que, en el primer día de obligación de uso de “tapabocas” en la Provincia de Buenos Aires, el cumplimiento resultara “altísimo” según evaluaron las autoridades y pudo constatar Clarín.

La tendencia comenzó a consolidarse el fin de semana. Tuvo alguna inercia la decisión previa de las autoridades de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que aplicó la exigencia desde el miércoles pasado. Y también, el adelantamiento de casi medio centenar de municipios que ya lo habían resuelto a través de resoluciones u ordenanzas propias.

El gobernador Axel Kicillof firmó el decreto la semana pasada y fijó este lunes como fecha para el uso obligatorio de “elementos de protección que cubran nariz y boca” en todo el territorio provincial. Con esa normativa unificó las distintas modalidades que se fijaron en cada distrito con mínimas variaciones. Como ocurrió con casi todas las medidas de prevención contra el contagio de Covid 19.

La norma provincial comenzó a regir el lunes 20 y unifica medidas tomadas en distintos municipios. Foto: Luciano Thieberger. FTP CLARIN

En el caso de la Provincia, la normativa alcanza a “todas las personas que permanezcan o circulen en transporte público de pasajeros, transporte privado, cuando haya dos o más personas, y en todos los espacios cerrados de acceso público (oficinas, locales comerciales) el toda la provincia de Buenos Aires”.

Con esta disposición, se multiplicaron por las redes y las líneas de comercialización informales las ofertas de “cubrerrostros“, “barbijo caseros” y sus variantes. Un repaso por los valores muestran que van desde los 80 pesos hasta los 190 pesos los confeccionados con tela de algodón y cintas para atar detrás de la nuca o las orejas. El mercado abrió rápidamente el abanico de opciones y ya se encuentran modelos para todos los gustos.

El gobernador Kicillof extendió el alcance del artículo 6 del decreto a toda la población. La norma establece: “Recomendar el uso de los elementos mencionados en cualquier otro ámbito o lugar diferente a los expresamente previstos en el artículo precedente”. Y además, habilitó al ministerio de Salud para establecer un protocolo de confección.

En la disposición queda claro que estará prohibida “la distribución a título oneroso o gratuito de las mascarillas médicas o quirúrgicas (barbijos) N95, o de calidad y características similares o superiores, a cualquier persona que no acredite ser personal de salud”. Esos equipos especiales de protección sanitaria escasean a partir de la pandemia de coronavirus.

“No está previsto sancionar a los que incumplen. Esta determinación apunta a proteger la salud y no a generar efectos punitivos”, explicaron en la Gobernación. Algunos municipios que recomiendan o exigen “tapabocas” desde hace días, también incluyeron multas para eventuales infractores. En CABA, el Jefe de Gobierno fijo sanciones que llegan a los 10 mil pesos.

En el interior, la adhesión a la sugerencia oficial también fue alta. “En Mar del Plata ya se veía mucha gente con barbijos o cobertores para el rostro desde hace días“, dijeron en esa ciudad a Clarín. Lo mismo en Bahía Blanca, en el sur de la Provincia. Allí, el municipio había impuesto la obligatoriedad para la atención en lugares públicos y como “recomendación” para el resto de la población. Ahora, el criterio quedó unificado.

Kicillof tiene previsto otras acciones que apuntan a controlar los contagios. Después de casi un mes de aislamiento obligatorio, el gobierno estableció “protocolos más rígidos” en el transporte público para atender a lo que se considera el “factor principal de contacto”. “Van a tener más frecuencias pero van a tener más restricciones, en el transporte urbano, interurbano, fluvial, ferroviario, taxis y remises, vehículos particulares y entrega”, anticipó.

El decreto firmado por el gobernadior Axel Kicillof recomienda el uso de tapabocas pero prohibe el empleo de barbijos médicos. Foto: Luciano Thieberger.

También dijo que se profundizarán los controles de circulación en rutas provinciales y nacionales de acceso a los distintos distritos. “Nuestra provincia tiene un territorio muy vasto y hay municipios, regiones, donde el virus ha tenido grado de contagio muy menor, necesitamos que no avance por el transporte público o privado”. Aunque aclaró que “no se va a permitir el cierre de rutas , sino generar controles estandarizados “.

El interior de la provincia, y también algunos alcaldes del Conurbano, se aplicaron cierres de caminos. Incluso mediante el uso de montículos de tierra. Kicillof quiere levantar esas escenas del mapa provincial.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA