Más de la mitad de los argentinos creen que aún perdura el antisemitismo

La DAIA presentó una encuesta sobre prejuicios hacia la colectividad; las redes, los principales canales de la discriminación El 53% de más de 1400 encuestados en la Argentina creen que hay discriminación hacia los judíos. Así se desprende de una investigación que evaluó las actitudes hacia las personas que profesan esa religión en el país…

Más de la mitad de los argentinos creen que aún perdura el antisemitismo

La DAIA presentó una encuesta sobre prejuicios hacia la colectividad; las redes, los principales canales de la discriminación

El 53% de más de 1400 encuestados en la Argentina creen que hay discriminación hacia los judíos. Así se desprende de una investigación que evaluó las actitudes hacia las personas que profesan esa religión en el país y que realizó el Instituto Gino Germani. Ayer, autoridades de la
Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) presentaron los resultados de ese
informe en el CCK.

Del estudio, que se basó en una muestra de 1443 casos en las principales ciudades del país, también se desprenden otras cifras que preocupan: el 87% desconoce o tiene una idea errónea de lo que es el sionismo; el 61% está de acuerdo con el prejuicio de la “influencia” de los judíos en los mercados internacionales, y el 47% considera que los integrantes de la colectividad son los primeros en darles la espalda a los necesitados.

Por otra parte, el 20º Informe sobre Antisemitismo en la Argentina muestra que en un año hubo un 107% de aumento en el número de denuncias que recogió la DAIA. Mientras que en 2017 hubo 404 casos, en 2018 fueron 834.

El 90% ocurrió en el espacio virtual, es decir, a través de medios digitales. El 71% corresponde a casos acontecidos en sitios web, mientras que el 17% corresponde a redes sociales.

Verónica Constantino, investigadora de Estudios Sociales de la DAIA, explicó que el espacio virtual potencia este tipo de hechos por el amparo del anonimato: “Da la posibilidad de difundir un mensaje de odio con total impunidad. Igualmente el odio precede a la web, siempre hubo estereotipos y perjuicios, pero ahora tienen estas herramientas para canalizar el mensaje”.

Asimismo, el 10% restante es lo que denominan ataques offline. Dentro de ese porcentaje, el espacio público representa un 4%, que, por lo general, son pintadas en las paredes; otro 3% se da en espacios vecinales como edificios o consorcios, y el resto son agresiones físicas, aunque estos casos suelen ser poco frecuentes. Constantino agregó que este aumento es una tendencia a nivel global.

En Australia, durante el año en revisión -octubre de 2017 a septiembre de 2018-, se registraron 366 incidentes antisemitas, un aumento del 59% con respecto al período anterior. En Francia, informaron 541 actos contra judíos en 2018, un aumento del 74%.

Por su parte, en Alemania aumentaron un 10%. En ese país se denunciaron 1646 delitos antisemitas, incluidos 62 actos de violencia (un aumento de casi el 70%) que dejó 43 personas heridas, en comparación con 2017, cuando fueron registrados 1504 (incluidos 37 incidentes violentos).

“Hay distintas tipologías de antisemitismo que nosotros estudiamos. Por ejemplo, el 27% son expresiones xenófobas, como un insulto a un judío; el 18% corresponde a la cuestión vinculada al conflicto en Medio Oriente; el 17% corresponde a una visión conspirativa respecto del judío, y hay otro 17% que tiene que ver con la simbología nazi, como esvásticas pintadas en la vía pública”, agregó la investigadora.

El 68% de las denuncias se registraron en la ciudad de Buenos Aires. El 11%, en el Gran Buenos Aires, y el 21%, en otras provincias.

“Es importante destacar que estas son denuncias, no hechos. Que haya más en Buenos Aires quiere decir que en esa ciudad se denuncia más, no que haya más casos que en otros lugares”, dijo Constantino.

Según el último mapa de la discriminación publicado por Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), el 72% de los judíos que viven en el país sufrieron o presenciaron algún tipo de discriminación. De entre ellos, el 57% dijo haber sido víctima directa de agresiones.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *