Renato y Aimé están de novios hace nueve años y habían puesto fecha casarse. Todo estaba bien, hasta que Colón siguió avanzando en la Copa Sudamericana y se metió en la final tras derrotar al Mineiro.

Y la alegría de esta pareja de sabaleros se volvió un poco de incertidumbre cuando se conoció que el partido entre Colón e Independiente del Valle se disputaría el 9 de noviembre. Exactamente la misma fecha en la que se unirían por iglesia y realizarían la fiesta.

Y no lo dudaron, de común acuerdo decidieron suspender la fiesta, y eso trajo mucho alivio a la mitad de sus invitados.

La fiesta se trasladó una semana (16 de noviembre) y ahora buscan entradas para viajar a Asunción y ver a Colón en la final.

Por LT10, Renato contó “el jueves pasado, después de llegar a la final empezaron a  llegar mensajes con un poco de presión y el domingo tomamos la decisión de postergarlo”.