El gesto de Bielsa, la “anomalía” contra una sociedad que pondera la piolada y la avivada

“No se lo regalamos, se lo devolvimos. Los hechos son los que se vieron”, dijo Marcelo Bielsa este domingo. Fue para explicar otra de las acciones que volvieron a ponerlo en el centro del debate más ético que deportivo, aunque su campo de juego siempre sea una cancha de fútbol.Este domingo, el Leeds que dirige Bielsa…

El gesto de Bielsa, la “anomalía” contra una sociedad que pondera la piolada y la avivada

“No se lo regalamos, se lo devolvimos. Los hechos son los que se vieron”, dijo Marcelo Bielsa este domingo. Fue para explicar otra de las acciones que volvieron a ponerlo en el centro del debate más ético que deportivo, aunque su campo de juego siempre sea una cancha de fútbol.

Este domingo, el Leeds que dirige Bielsa rompió el 0 a 0 en una jugada que transcurrió mientras un jugador de su equipo rival -el Aston Villa- pedía asistencia médica tirado en el piso. Los demás jugadores del equipo al que se enfrentaban los de Bielsa exigían que algún jugador cumpliera con esa vieja costumbre de tirar la pelota afuera para que se atienda a quien se ha lastimado. Pero el Leeds encaró hacia el área y se puso 1 a 0.

El autor del gol no festejó. Es imposible saber si lo hubiera hecho. No hubo tiempo. Un rival lo agarró del cuello apenas su derechazo tocó la red. Enseguida hubo revuelo en los bancos de suplentes de ambos equipos, y enseguida Bielsa tomó una decisión. Sus jugadores -excepto el capitán del Leeds- se quedaron quietos mientras el Aston Villa avanzaba: el arquero dejó pasar a quienes atacaban y el partido se puso 1 a 1, resultado que sería definitivo y que impediría al Leeds acceder de manera directa a un ascenso a la Premier League.

Mirá también

“En todas las profesiones se juegan muchas veces cuestiones que tienen que ver con la lealtad. Ese sistema interno de ética se construye durante la relación temprana con los padres. Se forma cuando los padres nos dicen ‘esto está bien’ y ‘esto está mal’. Para un niño, cumplir con las reglas que ponen contentos a sus padres es un valor”, sostiene el médico psiquiatra y psicoanalista Pedro Horvat.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Según describe el especialista, “a medida que somos más grandes, cumplir con reglas éticas da una satisfacción que tiene raigambre infantil y que a la vez se siente como una gratificación íntima de la adultez más que como un sacrificio”.

Para el psicólogo deportivo Germán Diorio, a cargo del plantel profesional del club Vélez Sarsfield, “una persona reacciona de acuerdo a sus valores: Bielsa sintió que ese escenario ameritaba la decisión que tomó y lo transmitió a sus jugadores, que lo respetaron”. Según su análisis, “se trata de un director técnico que ha logrado generar una fidelidad y un estilo que hace que sea un tipo que está vivo y que tiene un estadio con su nombre, eso genera respeto y obediencia entre sus jugadores”.

Mirá también

“Todos tenemos una relación con el ideal de la bondad, todos sabemos que es bueno ser buenos, pero ¿se puede ser bueno siempre? En algunos casos, se establece una relación de sometimiento con ese ideal, y el individuo se siente obligado a cumplir, llevándolo al extremo. Cuando eso ocurre, a todos los demás nos resulta anómalo y por eso se convierte en noticia: esto que pasó con Bielsa resultó anómalo y por eso se volvió noticia”, describe Horvat.

Diorio coincide en su diagnóstico: “En una sociedad en la que desgraciadamente se pondera al piola que hace una avivada, una sociedad que ha disfrutado y gritado del gol ilícito más importante de la historia del fútbol, el gesto de Bielsa se vuelve llamativo. Aunque lo que esté mal sea todo lo otro que estamos viviendo: que la picardía está subida a un altar“.

Hace algunos meses, el ex director técnico del Seleccionado fue epicentro de la polémica en Inglaterra: admitió que mandaba a alguien de su equipo a espiar los entrenamientos de los rivales. Sobre esos hechos, contó que lo había hecho durante muchos años y en distintos países, y que no lo consideraba una trampa. “Cada sociedad deportiva está inmersa en una sociedad más general: las sociedades en las que Bielsa había trabajado como DT tenían como práctica habitual espiar a los rivales. En Argentina es una constante. Tal vez fue noticia porque no es aceptado en la sociedad inglesa”, suma Diorio.

El gesto que tuvo este domingo Marcelo Bielsa se parece al que tuvo hace algunos años Sergio “Cachito” Vigil cuando dirigía a Las Leonas. En un amistoso que se disputaba en Tucumán, las germanas hicieron un gol pero la bocha salió del arco porque la red estaba rota. Vigil instó a la referí del certamen a que convalidara ese gol, que la jueza no había visto: fue el gol que le dio el triunfo al Seleccionado alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *