Ole Gunnar Solskjaer vuelve al Camp Nou, el estadio donde se hizo leyenda

No hay dudas de que desde su llegada como entrenador, Ole Gunnar Solskjaer revolucionó a un Manchester United que no se había amoldado a José Mourinho. En un principio, el trabajo del noruego era una incógnita, ya que solamente había dirigido a las inferiores del club, al Molde FK de su tierra natal, y al Cardiff City. La…

Ole Gunnar Solskjaer vuelve al Camp Nou, el estadio donde se hizo leyenda

No hay dudas de que desde su llegada como entrenador, Ole Gunnar Solskjaer revolucionó a un Manchester United que no se había amoldado a José Mourinho. En un principio, el trabajo del noruego era una incógnita, ya que solamente había dirigido a las inferiores del club, al Molde FK de su tierra natal, y al Cardiff City. La confianza en Solskjaer radicaba en que conocía bien el mundo de los Red Devils, ya que allí jugó más de 300 partidos y marcó 126 goles.

Mirá también

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Este martes, por los cuartos de final de la Champions League, Solskjaer volverá a decir presente en el Camp Nou, estadio en el cual se convirtió en leyenda del Manchester United, en una de las finales más infartantes de la máxima competencia europea a nivel de clubes.

El 26 de mayo de 1999, el estadio del Barcelona fue el epicentro de la final de Champions entre el equipo inglés, en ese entonces dirigido por Sir Alex Ferguson, y el Bayern Munich, entrenado por Ottmar Hitzfeld. Ambos equipos se conocían muy bien y habían compartido el Grupo D en la fase inicial. En esa instancia, empataron 2 a 2 en el Olímpico de Munich y 1 a 1 en Old Trafford.

Mirá también

A los cinco minutos de comenzada la gran final, los alemanes, que venían de superar en la semifinal al Dinamo de Kiev, se pusieron en ventaja gracias a un gol de tiro libre de Mario Basler. Pero aún quedaba tiempo para el United, que había dejado atrás a dos pesos pesados de Italia como el Inter y la Juventus. 

Manchester United se coronó campeón de la Champions League de 1998/99 tras una de las finales más agónicas de la historia (Foto: AP/Camay Sungu).

Las papas quemaban, y Ferguson tiró a la cancha a Teddy Sheringham y a Ole Gunnar Solskjaer​, a los 67 y 81 minutos del encuentro, respectivamente. Dos nombres que serían de vital importancia para la consagración del equipo inglés.

A los 90′, Sheringham logró el empate después de recoger un disparo de Ryan Giggs tras una serie de rebotes después de un corner. Segundos después llegaría la gloria. A los 91′, Solskjaer puso su pie derecho para desviar un cabezazo de Sheringham, jugada que había llegado también desde un tiro de esquina. Sentenció así el 2 a 1 final, resultado que causó el delirio de los Red Devils y la desazón y desconcierto de los jugadores del Bayern Munich.

Así, el “asesino con cara de niño” (como era conocido Solskjaer), entró a la historia grande de un club que lo vería levantar 13 títulos y en el cual será recordado por siempre gracias a su actuación en la gran final de la Champions League, en los primeros años de un ciclo que daría que hablar en el fútbol europeo. 

Mirá también

Ahora, asentado en el banco del United, Solskjaer tendrá la oportunidad de volver a hacer historia en el Camp Nou, estadio que lo vio consagrarse, y en donde querrá firmar una nueva hazaña, superando el 1 a 0 en contra de la ida ante el Barcelona de Lionel Messi y compañía.

FK