Un ejemplar de la especie humana murió hace dos millones de años por una causa que aún la padecen varias personas

Un grupo de investigadores de la Universidad John Moores, en Liverpool, llegó a la conclusión de que un raro espécimen de hominino murió como consecuencia de algo que aún es muy común en nuestros días: un dolor de muelas.Un lejano antepasado del hombre, que vivió hace dos millones de años, pasó por una agonía terrible, según pudieron determinar los científicos Ian Towle…

Un ejemplar de la especie humana murió hace dos millones de años por una causa que aún la padecen varias personas

Un grupo de investigadores de la Universidad John Moores, en Liverpool, llegó a la conclusión de que un raro espécimen de hominino murió como consecuencia de algo que aún es muy común en nuestros días: un dolor de muelas.

Un lejano antepasado del hombre, que vivió hace dos millones de años, pasó por una agonía terrible, según pudieron determinar los científicos Ian Towle y Joel D. Irish. Sus restos fueron descubierto en Sudáfrica en 1969, lo catalogaron como SK-847 y recién ahora lograron determinar las causas de su deceso.

El estudio, que fue publicado en el sitio de preimpresión bioRxiv, informó que vivió muchos años con este sufrimiento. La mayoría de sus dientes estaban tan desgastados que los conductos reticulares internos quedaban expuestos.

Parte del estudio que fue publicado en el sitio de preimpresión bioRxiv (captura de pantalla).

Mirá también

Newsletters Clarín

Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Sobre sus incisivos superiores, además, había por lo menos un absceso dental: una masa de pus, consecuencia de una infección que crecía sin control dentro de la mandíbula. Los investigadores creen que la infección fue tan terrible que debió llegar a su riego sanguíneo, envenenándolo y produciéndole la muerte.

Según contaron en el texto, inspeccionaron cerca de 20 fósiles diferentes de mandíbulas humanas halladas en el sur de África. SK-847, cuya especie no está aún clara, fue el único que mostró un deterioro dental tan pronunciado.

Mirá también

Mirá también

Podría tratarse del primer absceso dental hallado hasta ahora en el género Homo, aunque otro hueso de mandíbula de edad similar encontrado en Europa podría disputarle ese “título”. Aún no hicieron los estudios pertinentes.

“SK-847 debió de pasarlo muy mal. En su mandíbula superior se aprecia un agujero rodeado por un borde”, aseguró Towle. Y siguió: “Ahí es donde el hueso comenzó a crecer de nuevo en el lugar en que había estado el absceso. Supe de inmediato que se había formado mientras el hominino aún estaba vivo“.

En cuanto a las posibles causas de la infección, indicaron que fue la falta de higiene. El absceso fue causado por bacterias que atacaron los dientes del individuo, que, por otra parte, estaban ya muy desgastados tras años enteros comiendo alimentos duros y crudos, muchos de ellos llenos de arena.

El desdichado hominino debió de hacer lo que pudo para combatir el intenso dolor. Puede incluso que masticara algunas plantas medicinales, como el jengibre o la mejorana, utilizados por otras culturas antiguas, aunque no hay prueba alguna de ello.

CD.