Una mujer vivió 99 años con una afección potencialmente mortal y nunca lo supo

Rose Marie Bentley, de Oregon, Estados Unidos, falleció a los 99 años sin saber sobre una extraña afección potencialmente mortal que tuvo toda la vida: sus órganos estaban ubicados en los lugares equivocados.Bentley murió por causas naturales y su cuerpo fue trasladado al laboratorio de disección de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, en Portland, para que…

Una mujer vivió 99 años con una afección potencialmente mortal y nunca lo supo

Rose Marie Bentley, de Oregon, Estados Unidos, falleció a los 99 años sin saber sobre una extraña afección potencialmente mortal que tuvo toda la vida: sus órganos estaban ubicados en los lugares equivocados.

Bentley murió por causas naturales y su cuerpo fue trasladado al laboratorio de disección de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, en Portland, para que sea usado como práctica para los alumnos. Lo que no sabían era que se iban a encontrar algo insólito.

Un grupo de cinco jóvenes se reunió alrededor del cadáver, ansiosos por explorar el cuerpo humano. Lo primero que hicieron fue abrirlo en la parte torácica para examinar el corazón y se llevaron una sorpresa: le faltaba la vena cava, una de las venas más grandes del cuerpo que normalmente se encuentra del lado derecho.

Rose Marie Bentley falleció a los 99 años por causas naturales (Fox 8, cortesía Ginger Robbins Bentley).

Mirá también

Newsletters Clarín

Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Desconcertados, llamaron a los profesores y resulta que no era la única irregularidad del cuerpo de la mujer. Muchas venas que típicamente drenan el hígado y otras partes de la cavidad torácica faltaban o brotaban de un lugar inusual.

Su pulmón derecho tenía solo dos lóbulos, en lugar de los tres estándar, mientras que la aurícula derecha de su corazón tenía el doble de tamaño normal. “En lugar de tener un estómago a la izquierda, lo que es normal, su estómago estaba a la derecha”, contó Cameron Walker, profesor de Fundamentos de Anatomía Clínica de dicha universidad. Además, el bazo estaba del lado derecho en lugar de su aparición normal en el lado izquierdo.

La afección que tenía Bentley ocurre una vez cada 22 mil nacimientos y se llama Situs inversus, una extraña malformación genética que puede afectar a varios órganos y tiene un carácter genético. Consiste en una alineación errónea de los órganos dentro del cuerpo, colocándolos del lado opuesto.

Rose Marie Bentley nació en 1918, en Waldport (Fox 8, cortesía Ginger Robbins Bentley).

Mirá también

Se estima que solo del 5 al 13 por ciento de los niños logran sobrevivir hasta los 5 años de edad, por lo que el caso de Bentley es sumamente extraño, ya que llegó a vivir casi 100 años. “Bentley podría ser la persona de más edad conocida con la afección”, indicaron desde la Universidad en un comunicado.

Bentley nació como Rose Marie Phelps en 1918, en Waldport, una pequeña ciudad en la costa de Oregon Fue peluquera, según informó la cadena Fox 8, y se ofreció como voluntaria de enfermeras durante la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de su artritis y la acidez estomacal crónica, nunca tuvo problemas de salud. “No teníamos ninguna razón para creer que hubiera algo así. Siempre fue sana y una excelente nadadora”, contó Ginger Robbins (76), su tercero hijo.

Sin duda el caso de Bentley ya es objeto de investigación dentro del campo de la medicina y, en este sentido, desde la Universidad indicaron que su caso “es 1 en 50 millones”.

CD.

Mirá también