Exiliados y emprendedores: los venezolanos que abrieron su negocio en la Argentina

Adonde quiera que se mire hay un venezolano en Buenos Aires. Haciendo delivery pedaleando, sirviendo helado, lavando platos, preparando café, cocinando arepas, tocando joropo en el subte, atendiendo un local de ropa, cuidando chicos o cargando nafta.Llegan con una mano atrás y otra adelante, universitarios y profesionales, para trabajar de lo que sea y donde sea, sin…

Exiliados y emprendedores: los venezolanos que abrieron su negocio en la Argentina

Adonde quiera que se mire hay un venezolano en Buenos Aires. Haciendo delivery pedaleando, sirviendo helado, lavando platos, preparando café, cocinando arepas, tocando joropo en el subte, atendiendo un local de ropa, cuidando chicos o cargando nafta.

Llegan con una mano atrás y otra adelante, universitarios y profesionales, para trabajar de lo que sea y donde sea, sin importar qué y siempre con una sonrisa. Salir de Venezuela se estaba convirtiendo en un sueño, una ironía para tamaña desesperación.

De la misma Venezuela, asolada por la crisis social, política y económica, hay otro grupo que decidió escapar del caos para invertir y poner su propio negocio y, también, para dar trabajo. “Procuramos llevar las riendas, agradeciendo la posibilidad y generosidad que nos brinda la Argentina”, es el pensamiento general de los consultados por Clarín.

Vacaciones interminables. Esteban vino para reencontrarse con su hijo, sin imaginar que se quedaría, probablemente, para siempre. Foto: Silvana Boemo

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Dicen los emprendedores que la emoción queda de lado, porque está en juego la posibilidad de mejorar las condiciones de vida. “Sabemos que estamos en un país donde la vida es difícil y cara para todos, y mucho más para un extranjero, por lo que no son muchas las chances para desperdiciar”, reflexiona Esteban Gregoriadis (42), encargado del Bar Parados, en Lavalle y Carlos Pellegrini, que abrió en agosto de 2016.

Es un lugar terapéutico, vienen muchos paisanos tristes, amargados, melancólicos y aquí los tratamos de reanimar. Se toman una cervecita, se comen un bocadillo y se quedan hasta la medianoche”, describe Gregoriadis quien, curiosamente, llegó a Buenos Aires no expulsado por la situación geopolítica, sino para reencontrarse con su hijo, que vive aquí. “Yo también la pasé mal y lloré… Estuve solo durante un año y medio, pero al cliente le mostré siempre una sonrisa“, revela.

Mirá también

Sin buscarlo, se presentó una ocasión y la aprovechó: invirtió 20.000 dólares y a los 45 días de su llegada abrió un local que empezó como un café con dulces y facturas. “Duró 15 días la aventura, no entraba nadie. Me terminé comiendo yo los churros, que aún siguen aquí”, dice y se señala su abdomen. Preocupado por las deudas, por el alquiler que empezaba a correr, por su mujer y otro hijo que quedaron en Venezuela, barajó y dio de nuevo. Cerró la cafetería un viernes y el lunes la abrió, pero como lugar de comidas típicas.

Terapia. Cuenta Esteban que a su bar “Parados” van muchos “paisanos” a escucharlo, ya que él, después de atravesar momentos difíciles, ayuda a sus compatriotas como si fuera un psicólogo. Foto: Silvana Boemo

“Me empezó a ir bien, a entrar gente y a ser recomendado. No me puedo quejar, en este país me va bien. Estoy donde quiero estar, no añoro aquello, porque hoy no podría tener la vida que tengo aquí, donde trabajo 12 horas por día para pagar los 2.500 dólares de alquiler y los sueldos de los seis empleados”.

Microcentro, Palermo, Almagro o Monserrat. No importa el barrio, ellos se instalan para abrir las puertas de un posible negocio y probar. Deben luchar contra la inflación y conseguir una garantía para alquilar, pero esas luchas no tienen nada que ver con las titánicas que debieron afrontar en su tierra natal.

Un regalo para mamá. La idea inicial era que su madre, maestra, se sintiera útil. “Nunca imaginé que se convertiría en el lugar que es hoy”, expresa Aníbal Muñoz. Foto: Silvana Boemo

Abogado, de 30 años, Aníbal Muñoz llegó en agosto de 2017 desde Maracaibo. Asegura que se fue, primero, por la situación de inseguridad. “A mí me iba muy bien trabajando con la alcadesa de mi ciudad, pero no se podía salir a la calle. Hasta que se desmoronó todo con la política de Maduro y vinimos a la Argentina”, cuenta Muñoz, quien llegó con su madre.

Mientras trabajaba en un restorán de Palermo, donde empezó a lavar los platos y terminó como jefe encargado, Aníbal pensaba cómo podía ayudar a su mamá docente. Y se le ocurrió abrir un jardín maternal “para mantenerla ocupada”. En septiembre de 2018 abrió en Lavalle y Maipú Pequeño Araguaney, un espacio para facilitar la adaptación de los más pequeños.

Mirá también

“Entendí que se necesitaba un lugar como éste, para que el niño no pierda su identidad cultural. No es sencillo para un niñito dejar un país para insertarse en otro tan diferente. Los padres los traen aquí para recordar las costumbres, la música, pero también entender el desarraigo, por eso tenemos psicólogos en nuestro plantel”, explica Muñoz, que alquila un amplio espacio por $ 22.000 mensuales.

Habla de “embajada”, de “mina de oro social” y “refugio cultural”, también de “la primera guardería venezolana en Latinoamérica”. Expresa Muñoz que los chicos pueden estar doble turno y que el jardín ofrece, además, médicos pediatras y dentistas “porque muchos llegan después de viajar 15 días por tierra, y tenemos que asegurarles todas las condiciones, además de las educativas”.

Maternal. “Entendí que se necesitaba un lugar como este jardín, para que el niño no pierda su identidad cultural”, afirma su director Aníbal Muñoz. Foto: Silvana Boemo

Orgulloso, afirma que es “un regalo para mi comunidad, que tanto sufre”. Hace saber que cobra una cuota mensual promedio de $ 4.500, que tiene 12 empleados -todos venezolanos- y que es para pequeños de entre 18 meses y cinco años. “Estamos por abrir una nueva sede en Almagro para unos 150 chicos, con otros 20 empleados, por lo que nos cuesta imaginar volver a Venezuela”, admite. 

Los hermanos Kaial, Yanet (26) y Abelardo (28), desembarcaron a finales de 2016, empujados por la crisis política y social. “El país entró en una degradación social en la que la inseguridad se transformó en algo imposible de transitar“, explican los jóvenes procedentes de Maracay, adonde ejercían como docentes. “Teníamos trabajo, pero no vivíamos con nuestros sueldos”.

Estudio de mercado. “Estuvimos un año investigando qué trabajo nos convenía hacer y en el mundo gráfico encontramos un nicho a explotar”, afirman los hermanos Yanet y Abelardo. Foto: Silvana Boemo

Llegaron y estuvieron un año estudiando las posibilidades del mercado argentino hasta concluir que se dedicarían a explorar el universo gráfico. “Nos sorprendió encontrar un nicho a desarrollar, por lo que decidimos explotar esa tarea”, puntualiza Abelardo. “A principios de 2018 abrimos Arkingraf, en Maipú al 400, y reconozco que nos va muy bien, mejor de lo que esperábamos. Estamos muy contentos con el trabajo, con la sociedad y con este país que nos abrió las puertas”, agradece Yanet.

Plena satisfacción. “Estamos muy contentos con este país, con la sociedad y con el mercado. Todos nos dieron una gran bienvenida”. Foto: Silvana Boemo

Hacen de todo en el pequeño local donde trabajan, en el que gobierna una enorme máquina ploteadora, que les costó US$ 18.000 y que ocupa la mitad del espacio. Los Kaial diseñan banners, folletos, gigantografías, imprimen tarjetas y hacen estampados, entre muchas cosas. “Trabajamos para una clientela -empresas y particulares- en constante crecimiento, lo que nos alienta a seguir adelante, confiar en nosotros y creer que, hoy por hoy, nuestra vida está en la Argentina“.

“Un buen país”. Lo dice Mireya Montilla quien, junto a su hija Ayerim, está a cargo de Hacienda Coffee en pleno Palermo. “Argentina permite desarrollar nuestras pasiones”, afirman. Foto: Constanza Niscovolos

“Nos tomó tres meses la remodelación del local”, cuentan Mireya y Ayerim, madre e hija, sobre el amplio y cálido bar Hacienda Coffee, en el corazón de Palermo, un espacio que se inauguró en noviembre y que sería “imposible abrir en Venezuela, porque ningún negocio es rentable allí”.

Llegaron desde Mérida, noroeste de Venezuela, en marzo de 2018. El local lo terminará manejando Ayerim (26), ingeniera civil, porque Mireya se volverá a Venezuela “con la idea de volver con mi marido y mi otra hija. Venezuela está imposible”, exclama. “La situación es cada vez más difícil, luchar a diario por nada agota, y la Argentina es un buen país en el que se pueden desarrollar pasiones como el café y el arte. Como dice nuestro eslogan, ‘El café es la excusa'”, comenta Ayerim, también bailarina.

Panorámica de Hacienda Café. “La situación en Venezuela es cada vez más difícil y luchar a diario, por nada, agota”.

Cuentan que el café palermitano tiene seis empleados (argentinos, peruanos y venezolanos) y que, como todo arranque, “se hace bastante difícil a nivel económico, pero nada nos detiene, damos lo mejor todos los días, buscamos mejorar cada producto y aprendemos con nuestros clientes”. Entre las dificultades, hacen saber, está el alquiler que orilla los $ 60.000 mensuales, “que hoy en día no los recaudamos por mes“.

“Me encanta Buenos Aires, es una ciudad completamente cosmopolita y muy generosa con los compatriotas. He vivido en Vicente López, en el barrio chino y ahora en Palermo, soy una andariega, es muy duro alquilar, pero nada comparado a Venezuela. Aquí tenemos posibilidades de todo y más allá de que la inflación y el dólar suben, la estabilidad que sentimos es incomparable.  Amo Venezuela, pero Argentina ahora es mi segundo hogar“, concluye Ayerim.

De 33 años, y viviendo hace tres en la Argentina, Ronald Martínez cuenta que en Venezuela era dueño de una revista de temática general, que no pudo mantener por el costo y la escasez de papel. 

Al aire. Ronald Martínez conduce desde hace dos años el ciclo “Fusión total”, por FM 94.9, que tiene como finalidad dar a conocer a emprendedores venezolanos.

Procedente de la cordillerana Nirgua, desde 2017 Ronald está al frente de “Fusión Total”, ciclo radial que se transmite a través de la emisora de Naciones Unidas, FM 94.9, “que tiene como fin dar a conocer a emprendedores venezolanos y motivar a los que andan de capa caída“, explica y hace saber que “contamos con sponsors que han confiado en nosotros y que nos permiten mantener el espacio y seguir estando al aire”.

Ronald encontró en la Argentina su lugar en el mundo, ya que además se formó como coach ontológico, y creó un espacio profesional donde asiste a personas, organizaciones y empresas para alcanzar su máximo potencial. “Ejerzo el coaching desde una asistencia para emprendedores, conectándolos con sus sueños para que puedan lograr sus objetivos desde los recursos internos que tienen”.

Mirá también

Caraqueña, Marlín Nakaris Ramón Borges, de 39 años, es licenciada en mercadeo. Llegó con su marido y sus dos hijos en enero de 2017, impulsados por la crisis política, económica y social. “Todos teníamos trabajos allá. Pero ningún trabajo va a la par de la inflación. Cobrás en bolivares y prácticamente gastas en dólares“, ilustra.

Emprendedores fortuitos. “Llegamos con la intención de ser empleados, pero las circunstancias cambiaron y pudimos iniciar este proyecto familiar, dice Marlín Nakaris Borges. Foto: Constanza Niscovolos

El matrimonio está al frente de una heladería en Palermo, a la que accedieron vendiendo sus propiedades venezolanas. “La heladería surgió por algo fortuito, ya que era de una amiga venezolana que se iba, y aceptamos la aventura porque vemos que en Argentina se come helado en buena cantidad. Entonces, estrategia de marketing mediante, hoy creemos que nos diferenciamos del resto y atraemos a un público que viene por nuestros postres, que son únicos en forma y estilo”.

Marlín reconoce que arribaron con la intención de trabajar y ser empleados, pero las circunstancias cambiaron y pudieron iniciar este proyecto familiar. “Somos muchísimos los venezolanos que hoy hacemos vida en Buenos Aires y hay una gran cantidad de personas que lograron hacer realidad sus sueños en este hermoso país. Muchos tratamos de ser una opción para nuestra gente, porque recién llegado no consigues nada y los gastos corren desde el día uno”.

Marlin Nakiris Borges. “Es muy difícil ser exiliado o expatriado, pero peor es serlo en tu propio país”, dice la oriunda de Caracas. Foto: Constanza Niscovolos

Marlin se emociona y revela que tiene su corazón en Venezuela, y la esperanza de volver está latente. “Queremos regresar, reencontrarnos con nuestras familias y volver al paraíso tropical que supimos ser. Es muy difícil ser exiliado o expatriado, pero peor es serlo en tu propio país“.

AS