La última entrevista de Alberto Cortez: “En España la prensa no me tiene en cuenta”

2011, una de sus últimas visitas a la Argentina. Venía de reeditar Mi árbol y yo, en dupla con Ricardo Arjona, y se presentaba en el Coliseo. Recibió a Clarín amable, charló durante dos horas, y dejó un título que expresaba parte de su molestia: “La gente se hartó de escuchar basura”.Alberto Cortez murió a…

La última entrevista de Alberto Cortez: “En España la prensa no me tiene en cuenta”

2011, una de sus últimas visitas a la Argentina. Venía de reeditar Mi árbol y yo, en dupla con Ricardo Arjona, y se presentaba en el Coliseo. Recibió a Clarín amable, charló durante dos horas, y dejó un título que expresaba parte de su molestia: “La gente se hartó de escuchar basura”.

Alberto Cortez murió a los 79 años, este jueves. En el archivo de Clarín abundan las entrevistas a este argentino nacido en Rancul e instalado en España.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

“Las compañías prescinden de los no vendedores de discos. Y en España, generalmente, la prensa no me tiene en cuenta”, decía por entonces, con elegantes tiradores y una carcajada.

“Soy de alguna forma, pionero en la cantautoría. Y no lo digo para colgarme medallas. Llegué a ese país, me metí en la música francesa, en el momento en que en España la mentalidad era de una mediocridad absoluta”.

“Ojo, yo participé de esa mediocridad”, admitía. “Fue a mis 20 años, cuando quería tener mi coche y una mujer en la cama”.

Mirá también

“No es que yo sea maravilloso, pero al menos quisiera que me tuvieran en cuenta cuando se recuerdan las raíces”, lanzaba a modo de queja ante el grabador de Clarín. “Las compañías discográficas empezaron a hacerme a un lado”.

“Este disco, Tener en cuenta, es justamente una reivindicación de todo eso. Tener en cuenta a los que están olvidados, sacarlos de las sombras. No olvidar a Homero Manzi, a Enrique Santos Discépolo, a Francisco Canaro”, enumeraba.

(Foto: Juan Manuel Foglia).

“¿No es demasiado desolador el panorama que usted analiza?”. Ante esa pregunta, Cortez opinaba. “Es desolador. Pero es así. Ahora van por los chicos guapos. Las discográficas se preocupan sólo por la cosa física”.

Cortez defendía a Arjona ante el apodo de “Serrat de los supermercados” que viralizaban los críticos. “Que le llamen como quieran. Ellos quisieran ser Arjona. Lo conocí en el programa de Juan Alberto Badía. Ese día, luego, en el hotel encontré un ramo de flores. Me lo había mandado. Y nos hicimos amigos”.

(Foto: Juan Manuel Foglia).

En aquella charla, la defensa de Arjona seguía: “¿Si Arjona abusa de la metáfora? Nadie usó más la metáfora que Lope de Vega”. 

(EFE).

Sobre la muerte, Alberto decía: “El día que venga la señora de blanco, me gustaría que llegara como llegó a Yupanqui: afinando la guitarra para un recital”. Y remataba: “Ya no me pongo metas. Sólo amar y amar a mi mujer, con quien llevamos 47 años de casados”.

En junio de 2009 un periodista de Clarín lo había visitado en su casa de España, en el country Montepríncipe. En aquella conversación el artista rendía pleitesía a Renata, la mujer belga que lo acompañaba a toda hora. “Estamos muy enamorados. Y yo estoy muy bien luego de la operación de carótida de 1996 que casi me lleva al otro lado.. Eso sí, perdí la sensibilidad de la mano izquierda”.