En un año electoral, Cimientos pidió lograr consensos básicos en educación

Blaquier, Kent y Miniati Crédito: Cimientos La entidad que ayuda a los chicos más desfavorecidos a cursar el secundario hizo ese planteo en su comida anual; logró recaudar fondos para becar a 110 jóvenes Por una noche, el embajador británico, Mark Kent, se convirtió en el fotógrafo personal de Mirtha Legrand, la diva de la…

En un año electoral, Cimientos pidió lograr consensos básicos en educación

Blaquier, Kent y Miniati Crédito: Cimientos

La entidad que ayuda a los chicos más desfavorecidos a cursar el secundario hizo ese planteo en su comida anual; logró recaudar fondos para becar a 110 jóvenes

Por una noche, el embajador británico, Mark Kent, se convirtió en el fotógrafo personal de Mirtha Legrand, la diva de la TV y estrella indiscutida de la comida anual de la Fundación Cimientos, que trabaja para ayudar a los chicos más desfavorecidos a cursar sus estudios secundarios.

Con una concurrencia de más de 600 personas, la entidad recaudó el jueves pasado fondos para becar a unos 110 alumnos durante este año y celebró que, en 2018, 437 jóvenes egresaron del nivel secundario por medio de esa ayuda solidaria.

Con el lema “más y mejor

educación

, el camino para reducir la pobreza”, en la 19° comida anual de Cimientos se planteó la importancia de que en este año electoral se pueda reclamar “a la dirigencia (política) que se logren consensos básicos para que mejore la educación”. Así lo expresó Miguel Blaquier, presidente de la entidad, que en pocos días más dejará el cargo en manos de Alejandro Berardi.

Autoridades salientes y entrantes coincidieron en recordar los déficits de educativos del país, como el hecho de que más del 50 por ciento de los jóvenes no terminan en tiempo y forma el secundario.

“Soy un convencido de que la educación es lo que permite elegir y es la forma de reducir la pobreza”, dijo Berardi, que lleva 20 años de trabajo en Cimientos.

Marcelo Miniati, director ejecutivo de Cimientos, afirmó: “Este año de elecciones es muy importante que pongamos a la educación en el lugar que debe ocupar”.

En sus discursos, los representantes de la fundación habían recordado que “el 63,3% de los jóvenes de zonas vulnerables no terminan el secundario en tiempo y forma” y que los resultados de las pruebas Aprender 2018, que se difundieron hace pocas semanas, “confirman que los alumnos que provienen de sectores más bajos obtienen menores resultados que quienes concurren a escuelas de gestión privada”.

Blaquier hizo hincapié en la necesidad de “jerarquizar la carrera docente, en poder evaluar [a los maestros] porque la tarea que hacen es clave”. Y planteó la importancia de “incorporar nuevas tecnologías para fortalecer la escuela pública y mejorar la calidad educativa”.

La gala, que se desarrolló en el restaurante del predio ferial de La Rural, comenzó con la presentación de la Orquesta Aeropuertos Argentina 2000, integrada por jóvenes músicos provenientes de sectores vulnerables.

Así como muchos comensales tuvieron su selfie con Mirtha Legrand, el más aplaudido de la noche fue el actual presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, exrector de la Universidad de San Andrés, que mantiene un antiguo vínculo con Cimientos.

No solo los conductores de la cena, Maju Lozano y Juan Marconi, entusiasmaron a los asistentes para donar dinero para becar estudiantes. Desde una de las mesas, Claudia Villafañe, Fernando Burlando y el exjugador de Boca Juniors Juan Pablo “el Flaco” Schiavi sumaron su interés por el trabajo de Cimientos.

La convocatoria convocó a personalidades de distintos sectores, como la secretaria nacional de Calidad Educativa, Mercedes Miguel; el ministro de Cultura porteño, Enrique Avogadro; los empresarios Paolo Rocca y Roby Souviron (consejo directivo del Observatorio Argentinos por la Educación); los expertos en educación Juan Llach y Claudia Romero; el rector de la Universidad Austral, Julián Rodríguez, y los diputados nacionales Daniel Filmus (Frente para la Victoria) y Daniel Arroyo (Red por Argentina).

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.