Chico Castillo, de Gipsy Kings: “No nos molestan las críticas, los puristas difícilmente saben bailar”

-¿Hola?-Sí, con Alejo Pont Lezica por favor Newsletters Clarín En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer. Todos los jueves. Recibir newsletter -Soy yo…-Te molesto del diario Clarín. Decime por favor tres artistas que se escuchen en todas pero todas las fiestas de casamiento que musicalizas-Hmmm…Village…

Chico Castillo, de Gipsy Kings: “No nos molestan las críticas, los puristas difícilmente saben bailar”

-¿Hola?

-Sí, con Alejo Pont Lezica por favor

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

-Soy yo…

-Te molesto del diario Clarín. Decime por favor tres artistas que se escuchen en todas pero todas las fiestas de casamiento que musicalizas

-Hmmm…Village People, Los Auténticos Decadentes y los Gipsy Kings

-Buenisimo, muchas gracias Ya está. Lo dijo el DJ que mas sabe de música ochentosa bailable en este país.

Corte a secuencia siguiente. Una voz en el teléfono, desde algún hotel en el DF de México. Es Chico Castillo de, precisamente, los Gipsy Kings.

Los Gipsy Kings vienen a la Argentina con promesa de fiesta para quienes vayan al Luna Park.

-¿Qué música pasaron en tu fiesta de casamiento?

-Bueno hombre, no lo recuerdo, hubo de todo…

-¿Gipsy Kings?

-Por supuesto, si no me divorciaba ahí mismo!

Confirmado entonces: los Gipsy Kings son uno de los artistas más pasados, escuchados y bailados en cualquier fiesta de casamiento, ya sea católica, judía, musulmana o atea, alrededor de todo el planeta. A pocas horas de montar su primer show en Buenos Aires (este próximo lunes 1 de abril en el Luna Park) los Reyes Gitanos saben perfectamente a que vienen.

-¿A que vienen a Buenos Aires?

-Pues a ponerle fiesta, vamos a armar un tinglao que ya veréis!

André reyes y Chico Castillo, una sociedad que sigue vigente, y que aporta al goce y al baile.

– ¿Es verdad que dieron varias veces la vuelta al mundo?

– Si, claro. Y cómo no.

– ¿Y que tuvieron hasta un show en…Siberia?!!!

– Ufff…aquello es que estaba la mar frío. Pero le dimos la vuelta a la tortilla y pusimos a todo mundo a bailar. Es que nosotros estamos para eso.

-¿Pero no les molestan las críticas de los puristas, que dicen que lo de ustedes no es flamenco?

– No nos molestan las críticas, los puristas difícilmente saben bailar. Mira eso mismo le está pasando ahora a Rosalía. A ciertas personas les molesta la fusión. La nuestra es una música de fiestas, y eso nos encanta

-O sea que la meta de esta banda es que la gente se divierta

-Pero claro que sí, eso es lo mas lindo que un artista puede hacer

– (Y pensar que yo me devano los sesos tratando de entender la música de Sigur Ros) ¿Por qué en todo el mundo gusta lo de ustedes?

-Simple. Porque es una música que te quita las penas.

-¿Y como es un año entero en la vida de un Gipsy King?

-Es un año de muchísimo trabajo, de muchos conciertos, de viajar mucho. Es la vida de un vagabundo!. Eso somos: vagabundos que andamos por allí tocando y cantando.

Los Gipsy King son una banda de gitanos (si, como la de Jimi Hendrix pero algo más fiestera, digamos) que lleva vendidos más de -agárrense- 60 millones de discos en todo el mundo. Todo comenzó en el siglo pasado con dos familias de gitanos franceses que se fusionaron, los Reyes y los Baliardo, emparentados estos últimos con un célebre guitarrista flamenco francés denominado “Manitas de Plata”, muy amigo por aquel entonces de otro gitano pero que hacía jazz, nada menos que Django Reinhardt.

Con una historia de inmigrantes sobre sus espaldas, los Gipsy Kings mezclan en sus letras expresiones a veces incomprensibles para el oído hispano.

Los abuelos de los Gipsy eran gitanos españoles que debieron emigrar a Francia cuando la Guerra Civil española, en mil novecientos treinta. Y esta es la explicación de por qué uno no ha entendido nada de las letras de hits como Bamboleo o Djobi Djobá. Es que las cantaban en un cocoliche incomprensible para el oído hispano. Una docena de integrantes han pasado por sus filas desde aquel, su tercer álbum que permaneció cuarenta semanas en los puestos de éxitos de Estados Unidos. Y de los originales sólo queda Andre Reyes. Pero Chico era un viejo conocido de la familia, y cuando se integró a esta formación llevaba ya una exitosa carrera solista.

-Hubo un tema judicial entre Chico Bouchikhi, anterior miembro de los Gipsy, y tú, por el nombre de la banda. ¿Cómo terminó aquello?

-Terminó bien porque el pleito lo ganamos nosotros. Pero la demanda fue contra los Gipsy Kings, no contra mi solo. Y creo que fue todo por una cuestión de celos.

-Vendiendo 60 millones de discos se entienden los celos, ¿es verdad que ya estuviste antes en Buenos Aires?

-Sí, fui hace unos diez años. Recuerdo mucho la cultura, la gente, la comida. Nuestra cultura es bien parecida. A ustedes les gusta mucho el baile y el flamenco.

-¿Cómo fue que decidieron versionar Hotel California?

-Ese fue Andre con sus hermanos; ellos componían adaptaciones de canciones, y quisieron hacer esa versión.

-¿Y qué dijeron The Eagles (autores originales de la canción) de esa versión?

-Realmente no lo sé. Supongo que la habrán escuchado.

-¿Dónde vivís vos actualmente, en Francia o en España?

-Yo vivo en Miami

-Por eso… ¿Y qué pensas de este momento que está atravesando España?

-Bueno, España se está poniendo mala, pero tengo la esperanza de que en el futuro la economía repunte. Eso es lo que deseamos todos.

-La rumba flamenca tuvo muchos exponentes. ¿Qué opinas de Peret?

-Un súper artista, Peret. Lo tengo bien escuchado. Tambien los Ketama, que son amigos nuestros. Las Azúcar Moreno, otras grandes artistas. Esa fue una muy buena época para la rumba flamenca. Ahora es como que hay un regreso, porque es música que le gusta mucho a la gente.

-¿Qué significa ser gitano hoy en día?

-Es sobre todo una cultura, una manera de vivir. Y también es una música que gusta en todo el mundo. Ser gitano es algo que llevás siempre en el corazón.

La promesa para el desembarco en la Argentina asegura algunas canciones nuevas, pero no estarán ausentes los viejos éxitos.

-¿Cómo va a ser el show que traen a Buenos Aires?

-Va a ser algo espectacular, una gran fiesta. Va a haber antiguas canciones y nuevas canciones.

-¿Cómo es la formación de estos Gipsy Kings? ¿Cuántos músicos vienen, qué instrumentos traen?

-Somos doce en el escenario. Hay mucha percusión, teclados, bajo, guitarra eléctrica y cinco guitarras flamencas adelante

-Para armar un buen jaleo claro…¿Cómo sigue luego su derrotero?

-Luego de Argentina seguimos con la gira por toda America. Vamos a estar en España, Portugal y otros países de Europa.

-¿Qué opinan del reguetón, que esta tan de moda?

-Está bueno, tiene buen ritmo, buen ambiente

-Pero las letras del reggeton son muy criticadas por su notorio contenido machista…

-Nosotros no somos mucho de escuchar reggeton (N del R: ah, dimos marcha atrás), los ritmos se parecen bastante a los nuestros. En casa a veces los niños lo ponen y no te queda mas remedio… La verdad que las letras son muy severas.

-¿Y qué conoces de la música argentina?

-He escuchado mucho, y he tenido la suerte de estar en alguna fiesta con Diego Torres. Me encanta lo que él hace.

No hay tiempo para mas. Detrás de la voz se escuchan gitanos cantando, risas, algarabía, chunga y pitorréo. Un ambiente cien por ciento Gipsy Kings. Y olé!

Gipsy Kings toca el lunes 1 de abril, a las 21 horas, en el Luna Park, Bouchard y Av. Corrientes. Entradas, desde $1.500, por TicketPortal.