Lollapalooza 2019: el rap y el trap marcaron el ritmo de la jornada inicial

El trap pisó fuerte, y se convirtió en una de las notas salientes de la primera y variada jornada de la sexta edición de Lollapalooza 2019, que comenzó este viernes y culminará el domingo en el Hipódromo de San Isidro, y que tuvo en Post Malone en una de sus figuras más convocantes, a la espera de…

Lollapalooza 2019: el rap y el trap marcaron el ritmo de la jornada inicial

El trap pisó fuerte, y se convirtió en una de las notas salientes de la primera y variada jornada de la sexta edición de Lollapalooza 2019, que comenzó este viernes y culminará el domingo en el Hipódromo de San Isidro, y que tuvo en Post Malone en una de sus figuras más convocantes, a la espera de Twenty One Pilots, banda encargada de cerrar la programación del Main Stage, antes del set final del DJ Aoki.

A partir de las 20.45, el rapero estadounidense, ataviado con una especie traje intervenido con los colores de la camiseta argentina, se dedicó a refrendar su condición de referente del género, con un fraseo acompasado y un respaldo sonoro sobre el que su voz se desplazó con fluidez, para de a poco poner en movimiento a los muchos que se dieron cita frente al Main Stage 2.

Mirá también

Una vez más, el festival creado en 1991 por Perry Farrell tuvo en la amplitud estilística una de sus virtudes. En esa línea, el set a pura actitud directo al mentón de Dak1llah contrastaba con la porpuesta de “jazz argentino” de Escalandrum, que salió a defender con sus armas habituales de composiciones sólidas, solos inspirados y una infinita superposición de texturas, ambos en simultáneo después de un encedido paso de WOS por el Main Stage 2.

Twenty One Pilots en el Lollapalooza 2019. Martín Bonetto

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Más trap, de la mano de su productor estrella, Omar Varela junto a Mykka, primero, con Seven Kayne y Bhavi después, y finalmente en el despliegue Khea con Duki y compañía como invitados, convirtieron el Perry’s Stage en una especie de caldera animada por un público compuesto por adolescentes y preadolescentes cubiertos de brillos y colores. 

No en vano, una de las muchas “activaciones” que funcionaron incesantemente fueron las del “tuneo” a fuerza de brillos y detalles capilares. Además, quien lo quiso pudo jugar por un rato a ser DJ, otros pasaron un buen rato en “las casitas”, un espacio en el que tres pequeñas réplicas de casas, de paredes transparentes, funcionaron como pistas de baile y los más pequeños tuvieron su lugar habitual de entretenimiento en el Kidzapalooza.

El show de Interpol en el Hipódromo de San Isidro. Martín Bonetto.

En ese marco, con la noche ya cubriendo el predio, Interpol, con su post punk del siglo XXI y la propuesta bailable de Rufus du Sol, se repartieron buena parte de las multitudes que lo fueron cubriendo desde muy temprano, cuando el pop local de Telescopios, 1915 y Conociendo Rusia abría el fuego. 

Antes, los estadounidenses de Portugal. The Man impusieron su plan de rock canción que coquetea con la psicodelia, y establecieron un link imaginario con el set arrasador de los británicos de Bring Me the Horizon, quienes a pesar de ver interrumpido por un par de minutos su set por un corte de energía en el Main Stage 1, coronaron una presentación impecable. Lejos de sus excursiones al mundo de la electrónica, los de Sheffield mostraron seguir en muy buenas relaciones con el deathcore que marcó sus perimeros pasos en la música.

Mirá también

Enseguida, Jorge Drexler, en el extremo opuesto de allí donde Khea hacía saltar a miles, repasó buena parte de su generosa lista de hits –Sea, Me haces bien y Silencio, entre otros-, se dio el lujo de cantar a capella Al otro lado del río, de despertar una ovación para Mercedes Sosa, y de agradecer de rodillas la fidelidad de sus seguidores. En un clima de intimidad al que contribuyó una austera iluminación, el uruguayo logró conectar a la perfección con sus seguidores, cuya edad contrastaba visiblemente con la los seguidores del trapero.  

La cantante catalana Rosalía redondeó una primera vez que la gente celebró. Fernando la Orden

Minutos antes que el reciente ganador de tres Latin Grammy captara la atención en el Main Stage 2, en el Alternative Rosalía intentaba ganarle al sonido de Bring Me the Horizon que se colaba. Finalmente, merced a un reperorio que gana cada vez más adeptos –Malamente, Brillo y el flamante Con altura, entre los temas que hizo-, y a su mezcla de flamenco, trap y pop, la cantante catalana redondeó una primera vez que la gente celebró.

Mirá también

Otra de las notas salientes, por la originalidad de su propuesta, la dio el saxofonista estadounidense Kamasi Washington, que apeló a sus temas más amigables, entre ellos Truth, Street Fighter Mas y Fists of Fury, y a una enorme entrega con la que logró en buena medida mitigar algunos inconvenientes de soido que conspiraron contra su refinada alquimia de jazz y música negra.