A los 70 minutos del partido entre Colón y San Lorenzo Luis Miguel el Pulga Rodríguez le hizo una seña a Pablo Lavallén. Por precaución, el entrenador sabalero lo sacó. Es que el tucumano se convirtió en la figura del rojinegro a fuerza de goles y buenas actuaciones y nadie quiere que esté ausente.

Sin embargo, en la práctica del miércoles, el refuerzo sabalero sigue en duda: el problema es en el isquiotibial de la pierna izquierda y su presencia el lunes frente a San Martín de San Juan aún está en duda. Hay chances de que Lavallén no pueda contar con la carta de gol y con muchos de sus compañeros de ataque.

Es que Wilson Morelo se sigue recuperando de la lesión en el pie y para colmo el pibe Brian Galván, que suplantó al Pulga, apenas pudo jugar 10 minutos antes de sufrir una dura lesión que lo dejará afuera de la cancha por todo el 2019.

Pero no son los únicos: Colón es una enfermería. Heredia no está bien y el lateral Vigo está descartado. El que podría regresar, muy de a poco, es Matías Fritzler, que recién este miércoles pudo volver a entrenar en condiciones.