Ya genera ruido el proyecto para reconvertir un sector de Puerto Norte

La Municipalidad envió al Concejo un proyecto de ordenanza para reconvertir un sector de Puerto Norte que prevé la construcción de viviendas, espacios de uso público y una plaza en el sector comprendido por Caseros, Francia y Junín. “Queremos terminar con la especulación de unos pocos que intentan lucrar con la necesidad de las familias…

Ya genera ruido el proyecto para reconvertir un sector de Puerto Norte

La Municipalidad envió al Concejo un proyecto de ordenanza para reconvertir un sector de Puerto Norte que prevé la construcción de viviendas, espacios de uso público y una plaza en el sector comprendido por Caseros, Francia y Junín.

“Queremos terminar con la especulación de unos pocos que intentan lucrar con la necesidad de las familias y darle dignidad a quienes allí viven”, expresó la Intendente Mónica Fein, en ocasión del discurso de apertura de sesiones, donde adelantaba la iniciativa del ejecutivo. Al respecto la intendente propone: limitar la altura de construcción, que allí se realicen viviendas para quienes actualmente se encuentran en el lugar y se conforme un nuevo sector de parque. “Entendemos que finalizadas las instancias judiciales, no puede haber más lugar para ventajeros. Ni torres ni asentamiento, viviendas para cambiarle la vida a la gente y espacio público para el resto de los rosarinos”, sostuvo Fein.

La intendenta hacía mención a un sector en el cual residen actualmente alrededor de 80 familias, en su gran mayoría en condiciones de informalidad. Debido a la compleja situación habitacional de las familias asentadas en el sector comprendido por las avenidas Francia y Caseros y calle Junín, desde el municipio se pretende abordar la problemática con la ejecución de viviendas sociales, con una limitación de altura de 15 metros, para las familias que actualmente residen en el sector. Además, se prevé la preservación de las instalaciones de la ex bodega Tubal, consideradas de suma importancia tanto para la memoria del barrio Refinería como también de toda la ciudad, y que dicha construcción sea preservada y destinada para uso público. Y además se contempla la concreción de una plaza barrial. La iniciativa contempla además apertura de nuevas calles y la ejecución de las infraestructuras de servicios, pavimentos, desagües pluviales, cloacales, forestación, alumbrado público y redes de abastecimiento de agua y energía eléctrica.

El proyecto forma parte de un plan a desarrollar sobre tierras privadas y públicas, éstas últimas propiedad del Estado Nacional, desafectadas al uso ferroviario que fueron declaradas de interés urbanístico y solicitadas por la Municipalidad de Rosario en virtud de la Ley Nacional Nº 24146 y su Decreto Reglamentario Nº 776/93.

Voces en “OFF” y en “ON”

“ Tiene más gusto a política que a verdadera preocupación social”, sostiene un referente de la construcción. “A las familias que están en esas tierras en condiciones precarias, no creo que les interese vivir en Puerto Norte, esa gente espera una casa con un terreno donde poder improvisar un kiosko, una granja o una peluquería de barrio”.

Para Sebastián Lamelas, la iniciativa municipal quita valor a la propia tierra pública: “Están resolviendo la situación de 80 familias cuando se la podrían resolver a 1.000. Con el valor de mercado que tienen las tierras en Puerto Norte se puede comprar una superficie sustancialmente mayor en otro sector de la ciudad, solucionando el problema habitacional de mucha más gente, construis un barrio nuevo”, expresó el Director de Lamelas S.A.

“Supongamos que formalizan y asignan viviendas, dentro de 5 o 10 años esas familias venden en u$s 200.000 y se compran un terreno 10 veces más grande en otra parte. Esto ya pasó en el mismo Puerto Norte con las grandes unidades de gestión, donde había casas de pasillo al lado de predios donde se iban a levantar las torres que ahora vemos. Los propietarios de esas viviendas no se quedaron allí, se dieron cuenta como su propiedad había multiplicado su valor y vendieron. El déficit habitacional no se resuelve con construir 80 viviendas en Puerto Norte”.