Llegó la victoria que Colón necesitaba. El nuevo comienzo en la Copa Sudamericana daba un aire de renovación y los jugadores entendieron que era una chance que no podían desperdiciar: también se lo hicieron saber los hinchas, que llegaron en gran cantidad a Lima para dar su apoyo.

Tras el 3 a 0 frente a Deportivo Municipal, Pablo Lavallén, el nuevo entrenador de Colón hizo referencia a la cantidad de santafesinos que hubo en el Estadio Nacional: “Sentir el apoyo de la gente es muy lindo”, analizó. Y completó: “La gente siempre está acompañándonos”.

Para salir de la crisis, los sabaleros que recorrieron los 3500 kilómetros de distancia entre Santa Fe y Lima, hicieron un banderazo afuera del hotel donde se hospedaba el equipo. Pedían carácter y garra. Hubo todo eso.

“Había que empezar por lo primero, el orden. Sabíamos que íbamos a tener espacios”, dijo sobre el partido. Colón fue sólido y mostró a un Luis Miguel Rodríguez iluminado, que juega y hace jugar al equipo. “Cada partido es un nuevo inicio. Esperemos que sea el principio de muchas victorias”, pidió Lavallén. Aunque luego mostró que tiene los pies en la tierra: “Todavía tenemos mucho por mejorar. Nos falta mucho trabajo”.