Por la noche y sólo: así dejó la ciudad Julio Comesaña

Mientras en el estadio de Colón el presidente José Vignatti presentaba a Pablo Lavallén, el flamante DT de la institución, en uno de los diques del Puerto, el anterior entrenador hacía las valijas para marcharse. Julio Avelino Comesaña dejó su habitación del hotel Puerto Amarras, donde vivió los dos meses que estuvo en Santa Fe,…

Por la noche y sólo: así dejó la ciudad Julio Comesaña

Mientras en el estadio de Colón el presidente José Vignatti presentaba a Pablo Lavallén, el flamante DT de la institución, en uno de los diques del Puerto, el anterior entrenador hacía las valijas para marcharse.

Julio Avelino Comesaña dejó su habitación del hotel Puerto Amarras, donde vivió los dos meses que estuvo en Santa Fe, por la noche del viernes. Sólo, sin compañía. Subió sus bartulos a un Peugeot 408 para abandonar la ciudad luego del trago amargo que significó su primera incursión en el fútbol argentino, según las imágenes que consiguió el periodista de Cadena 3, Emmanuel Ale.

Comesaña nunca llegó a acomodarse en esta ciudad. Se sintió molesto desde el principio y no logró conseguir una idea de juego al equipo: apenas ganó un partido, empató otro y perdió tres.

Ver más: Una filial de Racing se quejó por la agresividad de los hinchas de Colón

Pero además, sus declaraciones feroces y faltas de autocrítica le valieron la enemistad del equipo y los dirigentes. El uruguayo fue un capricho de Vignatti que salió muy mal.

Ya lo había avisado en la entrevista con un medio colombiano: “Los aviones de Avianca salen a cada rato”. Fue un mal augurio: días después, tuvo que tomar uno para volver a su tierra por adopción.

Ver más: Agredieron con bombas de estruendo a un dirigente de Colón