Lo condenaron a perpetua por envenenar la merienda de sus compañeros de trabajo

Un tribunal alemán condenó este jueves a cadena perpetua por intento de homicidio en tres casos y por lesiones físicas a un hombre de 57 años que envenenó durante años la merienda que consumían sus compañeros durante las pausas de la jornada laboral, informaron hoy los medios.Los jueces de la Audiencia Provincial de Bielefeld dictaminaron…

Lo condenaron a perpetua por envenenar la merienda de sus compañeros de trabajo

Un tribunal alemán condenó este jueves a cadena perpetua por intento de homicidio en tres casos y por lesiones físicas a un hombre de 57 años que envenenó durante años la merienda que consumían sus compañeros durante las pausas de la jornada laboral, informaron hoy los medios.

Los jueces de la Audiencia Provincial de Bielefeld dictaminaron asimismo la internación obligatoria del acusado una vez cumplida la pena máxima, al considerar que el hombre presenta una tendencia a continuar cometiendo delitos graves.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El tribunal considera probado que el hombre envenenó con sustancias peligrosas los sándwiches de sus compañeros de una empresa de la localidad de Schloß Holte-Stukenbrock, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste).

Al menos tres colegas resultaron envenenados con plomo y mercurio: dos de ellos sufren daños irreversibles en los riñones, y un tercero se encuentra desde hace dos años en estado vegetativo.

La historia se destapó cuando un compañero del condenado descubrió un polvo blanco sospechoso en su sándwich y lo fotografió.

Mirá también

Las cámaras de videovigilancia instaladas con posterioridad captaron entonces un comportamiento extraño por parte del acusado.

A raíz de este caso se abrieron investigaciones sobre los casos de hasta 21 antiguos empleados de la firma, muertos desde 2000 poco después de jubilarse, de infarto o tras enfermar de cáncer.

El condenado no reveló hasta el día de hoy los motivos de sus actos.

Fuente: EFE

​AS