Tiene cáncer, congeló los embriones para ser madre, pero la historia tuvo un final desgarrador

A Katelynn Gurbach le diagnosticaron cáncer de ovarios a los 23 años y, en consecuencia, le tenían que extirpar los órganos. Pero antes de someterse a la cirugía, la mujer de Ohio, Estados Unidos, decidió guardar óvulos y embriones para poder concebir hijos en un futuro.El lugar que eligió fue el Centro de Fertilidad de University…

Tiene cáncer, congeló los embriones para ser madre, pero la historia tuvo un final desgarrador

A Katelynn Gurbach le diagnosticaron cáncer de ovarios a los 23 años y, en consecuencia, le tenían que extirpar los órganos. Pero antes de someterse a la cirugía, la mujer de Ohio, Estados Unidos, decidió guardar óvulos y embriones para poder concebir hijos en un futuro.

El lugar que eligió fue el Centro de Fertilidad de University Hospitals, cerca de Cleveland, y allí almacenó 10 óvulos y cuatro embriones. Su plan era que, una vez que le dieran el alta, comenzar el tratamiento de fertilización asistida. Pero su sueño se desvaneció de un día para el otro.

A Katelynn Gurbach le diagnosticaron cáncer de ovario a los 23 años (Facebook Katelynn Gurbach).

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En marzo del año pasado, una amiga la etiquetó en una publicación de Facebook: el Centro de Fertilidad de University Hospitals había sufrido un fallo en el congelamiento de óvulos y embriones. “Dios mío, ¿crees qué ahí estaban los tuyos?”, le preguntó.

La mujer llegó a estar tan confundida por las emociones que temió estar enloqueciendo, contó en una entrevista a la NBC. El incidente ocurrió cuando el tanque de nitrógeno del Centro de Fertilidad sufrió un desperfecto y como consecuencia cambió la temperatura de donde estaban congelados los embriones y óvulos de sus clientes.

El problema había pasado inadvertido durante algún tiempo, ya que el sistema de alarma remota, que debía haber alertado al centro de fertilidad, estaba apagado. “Pero la cuestión de fondo es que los dispositivos que se emplean para el almacenamiento de largo plazo de los materiales reproductivos no están sujetos a supervisión o normativa coherente”, denunció la mujer.

Y agregó: “Y ningún organismo oficial intervino para imponer nuevos requisitos a pesar del fallo del año pasado”.

Gurbach había almacenado 10 óvulos y cuatro embriones (Facebook Katelynn Gurbach).

Mirá también

Ahora, todos los clientes hicieron una demanda colectiva, pero el agravante de Gurbach es que, en su caso, perdió también sus únicas posiblidades de concebir: “Se me rompió el corazón, quedé devastada. En ese tanque de nitrógeno líquido había muchas esperanzas y muchos sueños”.

Aunque de inmediato los materiales fueron trasladados a otras instalaciones, University Hospitals comenzó a llamar a las aproximadamente 1.000 pacientes afectadas por el accidente, que destruyó casi 4.000 óvulos o embriones. En el caso de Gurbach, la pérdida fue total.

Sin seguro de salud, ese procedimiento cuesta unos 12.000 dólares en los Estados Unidos, donde cada año unas 7.300 mujeres recurren al congelamiento. “Lamentamos muchísimo que haya sucedido esto y queremos hacer todo lo posible para apoyar a nuestros pacientes durante este momento tan difícil”, declaró la institución.