Todo hacía suponer que Adrián el Polaco Bastía dejaría el fútbol en diciembre. Así lo había manifestado el jugador en diversas oportunidades y parecía que se había consensuado con el club. Pero con el perfil bajo continuó entrenando y ahora, tras la lesión de Matías Fritzler, regresaría al 11 inicial.

En el basquet bautizaron a Emanuel Ginóbili como “El Pibe de 40”, que en 2018 se retiró de los San Antonio Spurs. Por lo que el apodo bien le podría quedar al volante que Julio Comesaña eligió para reforzar el mediocampo.

El jugador, confeso hincha de Colón, siempre dejó en claro que quería seguir ligado a la institución, aunque se venciera su contrato como profesional. Se habló de que al finalizar la Superliga, iba a seguir en Colón a cargo de las divisiones inferiores. Pero ahí está Bastía, junto a chicos que tienen la mitad de su edad, y rumbo a ponerse la camiseta de Colón en un nuevo año.

Bastia reconoció que aún queda hilo en el carretel y que todos los días se levanta con ganas de entrenar y la dirigencia del Sabalero reconoció la importancia que tiene Bastia dentro y fuera de la cancha.

Con el retiro del “Cholo” Guiñazú, justo esta semana, el Polaco se convierte en el jugador de campo más longevo que juega la Superliga.