Río Negro: comienzan a trabajar los médicos venezolanos tras la convocatoria provincial

Laura y Yeziel vivirán en Río Negro BARILOCHE -. La Patagonia argentina también se convierte para los médicos venezolanos en una luz de esperanza donde poder ejercer su profesión. Laura Vergel, de 28 años, y Yeziel Díaz, de 29, son médicos generalistas, llegaron a la Argentina en 2017 y aún no lograron atender pacientes. Pero…

Río Negro: comienzan a trabajar los médicos venezolanos tras la convocatoria provincial

Laura y Yeziel vivirán en Río Negro

BARILOCHE -. La Patagonia argentina también se convierte para los médicos venezolanos en una luz de esperanza donde poder ejercer su profesión. Laura Vergel, de 28 años, y Yeziel Díaz, de 29, son médicos generalistas, llegaron a la Argentina en 2017 y aún no lograron atender pacientes. Pero volverán a hacerlo a partir de los primeros días de marzo junto a otros 23 profesionales de la salud que se instalarán por tres años en diversos puntos del territorio rionegrino para dar respuesta a la demanda que existe en la región.
Luego de una convocatoria abierta que se hizo a principios de año, ellos lograron convalidar su título y podrán volver a la acción.

“Nosotros vinimos buscando una oportunidad como todos de poder ejercer la profesión, por supuesto nos agrada este país y también sabíamos que había posibilidad de trabajo”, explicó a
LA NACION Laura, todavía desde Buenos Aires. Ante la consulta de por qué decidieron dejar su tierra natal indicó: “Se consigue empleo en Venezuela, el tema eran los insumos, no había nada, y lo que había no era suficiente, tenías que jugártela con los tratamientos, es una situación muy comprometida, la gente venía hasta tres veces al día para preguntarte porque lo que le recetabas no lo encontraba, era muy complicado”.

Y agregó: “Yo quería seguir ejerciendo allá, estaba renegada y mi esposo igual, pero la situación se ponía cada vez peor, los sueldos eran nada comparado para poder subsistir, ganaba más un guardia nacional que un propio médico, es muy desastroso el tema”. Para Laura y Yeziel, como para muchos otros inmigrantes que llegan al país en busca de una oportunidad adaptarse no es cosa fácil, pero sólo había que esperar.

“Llegamos a Buenos Aires porque ya parte de mi familia estaba en el país, mi madre se había venido, y la idea era hacer lo que fuera, poder ahorrar e iniciar el trámite de convalidación que es bastante sencillo, era cuestión de tiempo y es una opción gratuita, así que por medio de una entrevista con el Ministerio de Salud de Río Negro y otros trámites, finalmente recibimos la noticia de que querían contratarnos”, resaltó Laura.

Casi dos años después

Laura y Yeziel se instalarán a partir del 6 de marzo en Comallo, uno de los tradicionales pueblitos de la Línea Sur rionegrina, en el departamento de Pilcaniyeu, a poco más de 120 kilómetros al este de la ciudad de San Carlos de Bariloche. Todavía no lo conocen, pero ya les anticiparon un poco de qué se trata, cómo es el lugar, el clima y la gente. Allí viven unas 2500 personas, la mayoría productores agrícolas y ganaderos. “Vamos a contactarnos directo con el director del Hospital, estamos súper emocionados, queriendo trabajar y poniendo todo nuestro empeño”, añadió la joven.

Cuando llegaron a Buenos Aires Laura trabajó de camarera y Yeziel ingresó en un restaurante. Recién después de algunos meses encontraron algo más relacionado a su profesión. Él en una farmacia y ella en un laboratorio. Ahora saben que pronto llegarán a un poblado donde seguramente los están esperando con ansias. “Eso nos llena de ilusión, están súper agradecidos con nosotros y nosotros nos sentimos muy contentos de poder ir a ayudar a mucha gente, lo haremos con todo el amor y el gusto del mundo”, finalizó.

A nivel país se estima que hay más de 250 médicos venezolanos, pero pocos logran el ejercicio de la medicina. Las primeras provincias en gestionar la convalidación del título fueron Buenos Aires, Jujuy y Corrientes. Y ahora se suma Río Negro con las primeras matrículas provinciales.

Cubrir una demanda

Daniel Aroca, Secretario de Gestión de Establecimientos de Salud de la provincia de Río Negro, explicó que la propuesta surgió luego de un encuentro con los Ministerio del Interior y Educación de la Nación que viendo el arribo de profesionales venezolanos ponen esta posibilidad a disposición de las provincias, previo convalidación de títulos. “La convocatoria es a médicos en general, es una propuesta abierta sin distinción, siempre hay mayor oferta de aquellos que se gradúan acá y están en el país, pero esta nueva opción nos dio la posibilidad de cubrir una demanda que estábamos teniendo”, precisó.

Además de la Línea Sur rionegrina, los nuevos profesionales de Venezuela se instalarán también en Valle Medio y Alto Valle. “Hay una dispersión amplia, también nos viene bien que hubo matrimonios y esos son los que se instalarán en lugares más alejados de las grandes urbes como Maquinchao o Comallo”, resaltó Aroca.

El sistema público de salud en Río Negro cuanta hoy con una red de 980 profesionales. Ahora se sumaron principalmente médicos generalistas y pediatras. En tanto, el gobierno ya evalúa volver a hacer una nueva convocatoria para cubrir más especialidades.

Convalidación

El Ministerio de Educación de la Nación es el encargado de validar los títulos, cotejarlo con las grillas de formación y ver que las capacitaciones sean reales, a su vez Migraciones analiza el tema legal ante la Justicia y los papeles de grado. “Ellos son los que dan el rigor absoluto, hay un mecanismo armado para saber si está todo bien, es un filtro muy fino, si las cosas no están bien no se avanza”, dijo Aroca.

La reválida de títulos es un trámite más largo y engorroso, ya que requiere presentar la documentación en las universidades públicas, y -dependiendo en cuáles de ellas- se deben rendir entre siete y tres exámenes.

Río Negro les pide para la contratación tener una relación con la provincia de no menos de 3 años y exclusividad con el estado provincial. “En esta gestión es la primera vez que lo hacemos, la verdad que la expectativa es alta, primero porque sumamos recurso humano que es difícil conseguir y las referencias formativas son muy buenas, además las experiencias de otras provincias viene siendo muy buena”, expresó.

El objetivo es que pasados los tres años de contratación, los profesionales se queden en la región y continuar o rendir algún examen de residencia para hacer una especialidad. “Las convocatorias son abiertas y permanentes; la situación de falta de recursos humanos es en todo el país, tanto en el ámbito público como en el privado, hay falta de profesionales”, finalizó Aroca.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.