Laura Alonso acusó a La Cámpora de llevar a una “diputada trucha” que es de Cambiemos

Mauricio Macri llevaba sus primeros minutos de discurso cuando una mujer que gritaba lo interrumpió. La vicepresidenta, Gabriela Michetti, pidió silencio. Y luego sentenció: “Me dicen que usted no es diputada, ¿se puede retirar por favor?”. Por ese primer escándalo, la titula de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, criticó: “La Cámpora trajo a una persona…

Laura Alonso acusó a La Cámpora de llevar a una “diputada trucha” que es de Cambiemos

Mauricio Macri llevaba sus primeros minutos de discurso cuando una mujer que gritaba lo interrumpió. La vicepresidenta, Gabriela Michetti, pidió silencio. Y luego sentenció: “Me dicen que usted no es diputada, ¿se puede retirar por favor?”.

Por ese primer escándalo, la titula de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, criticó: “La Cámpora trajo a una persona que no es diputada al recinto. Siempre destruyendo las instituciones. La verdad y la justicia son para siempre y no vamos a ir para atrás”.

Sin embargo no se trataba de una militante de La Cámpora, sino de una candidata electa de Cambiemos. Joanna Picetti fue elegida diputada en 2017, pero luego fue impugnada de la lista por sus propios compañeros tras conocerse una denuncia por maltrato infantil.

La Cámpora trajo a una persona que no es diputada al recinto. Siempre destruyendo las instituciones. La verdad y la justicia son para siempre y no vamos a ir para atrás #NuncaMás #AsambleaLegislativa

— Laura Alonso ?? (@lauritalonso) March 1, 2019

Sin embargo, Alonso aclaró que para ella quienes habían dejado entrar a la diputada fueron los kirchneristas, aunque Picetti entró sola al recinto. Luego sí se ubicó entre la oposición. De hecho cuando le gritó a Macri estaba a pocos metros de Axel Kicillof.

La diputada caída en desgracia llegó sobre la hora, pasó el scanner del ingreso y se dirigió al recinto de diputados donde Mauricio Macri empezaba a dar su discurso por el inicio de las sesiones del Congreso. Su presencia sorprendió. “Pero vine sola, como diputada”, sentenció, rebelde ante la pregunta de este cronista.

A pesar de haber sido impugnada de la lista de Cambiemos en 2017 tras conocerse una denuncia en su contra por maltrato infantil, Picetti decidió estar presente en el discurso más importante del año para el Presidente. Según sus propias declaraciones, lo hizo de manera inorgánica, sin avisar ni pedir autorización de nadie. De hecho, tanto sabía que su presencia iba a sorprender que apenas entró, este medio le mandó un mensaje. Tras el saludo, escribió: “Sí, soy yo”. Ya sabía que su presencia iba a encender alarmas.

Picetti, quien fue electa diputada, fue resistida por sus propios pares del oficialismo, con Elisa Carrió a la cabeza. Y luego excluida por la jueza María Romilda Servini de Cubría.

En 2017, intentó ingresar a la Cámara baja acompañada por un escribano para jurar su banca, pero personal de seguridad le bloqueó el ingreso. Hizo labrar un acta para que dejara constancia de que no le permitían entrar. Dos años después, logró colarse en el inicio de sesiones.