Es una de las tantas historias curiosas que se dan en la Copa Argentina, la más federal y emocionante del país. Es que un conjunto del Federal A no tiene muchas oportunidades de enfrentarse a uno de primera y este certamen les da esa posibilidad.

Pero claro, los recursos no son los mismos. Y en esa situación se encontraron los jugadores de Sol de Mayo, cuando le avisaron que la camiseta de su arquero Leo Torres se confundía con la del árbitro: “Van a tener que cambiarla”, les dijeron y les generaron un gran inconveniente. Faltaban pocos minutos para que empezara el encuentro en el Brigadier López frente a Central y había que resolverlo.

Sin embargo allí estaba la gente de utilería del sabalero para salvarlos: le dieron a Torres una camiseta de Burián para que salte al campo de juego. Eso sí, debieron taparle el escudo rojinegro y agregar, también con cinta, una tira larga en la espalda a modo de dibujar un “1” como numeración de la casaca.

Sol de Mayo dio el primer batacazo de la Copa al eliminar por penales al campeón de la última edición. Fue por penales, tras empatar 2 a 2 en los 90 minutos y generar una locura en Viedma.

Ver más: La insólita cábala del DT de Sol de Mayo para ganarle a Central por la Copa Argentina