El BCRA subió la tasa y dólar cerró por debajo de los $40

El billete retrocedió por cuarto día consecutivo y terminó por debajo de los $ 40. El BCRA por su parte volvió a subir la tasa de interés. El dólar minorista volvió a bajar, esta vez 5 centavos y terminó el martes en $39,95 según el promedio que realiza el Banco Central de la República Argentina (BCRA). A su vez, en el mercado…

El BCRA subió la tasa y dólar cerró por debajo de los $40

El billete retrocedió por cuarto día consecutivo y terminó por debajo de los $ 40. El BCRA por su parte volvió a subir la tasa de interés.


El dólar minorista volvió a bajar, esta vez 5 centavos y terminó el martes en $39,95 según el promedio que realiza el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

A su vez, en el mercado mayorista, la divisa cerró la jornada con un descenso de 17 centavos, a $38,89, y se mantiene al borde del piso de la “zona de no intervención” establecida por el Banco Central (BCRA).

Este mercado es donde operan bancos, grandes empresas y el Central, y cuya cotización termina incidiendo luego en el canal minorista, donde compran los ahorristas.

La semana pasada, la divisa norteamericana operó con gran volatilidad y cambios de tendencia y de precios que hizo que el billete alcance nuevos máximos anuales superando los $41,50.

El dólar Banco Nación (BNA), que habitualmente tiene una de las cotizaciones más bajas del mercado, terminó en $39,80, 10 centavos por debajo de los niveles del lunes.


El billete se mantiene entre la “zona de no intervención”, ya que para hoy los límites son $ 38,56 y $ 49,90.

El BCRA sube la tasa

Por octava vez consecutiva, el BCRA avaló un aumento en la tasa de referencia de las Letras de Liquidez (LELIQ), que volvió a ubicarse por arriba del 50%.

El Central colocó Letras de Liquidez (LELIQ) por $ 160.000 millones a 9 días de plazo, con una tasa promedio de corte del 50,06% y con una tasa máxima adjudicada de 50,49%.

Luego de varias semanas consecutivas con rendimientos en baja, la autoridad monetaria debió avalar un incremento en el rendimiento de las letras, lo que se reflejaba en una mayor debilidad del peso.

Esta tasa era del 59,4% a fin de año y llegó al 74% en el arranque del programa monetario, en octubre pasado.