El botánico soviético que quiso alimentar al mundo y murió de inanición

Nikolái Vavílov fue perdonado en 1955, pero él nunca lo supo. Quince años antes, mientras estaba recolectando semillas en los campos ucranianos, la policía secreta soviética se lo llevó sin dar explicaciones.

El botánico soviético que quiso alimentar al mundo y murió de inanición

Nikolái Vavílov fue perdonado en 1955, pero él nunca lo supo. Quince años antes, mientras estaba recolectando semillas en los campos ucranianos, la policía secreta soviética se lo llevó sin dar explicaciones.