Uno de los líderes de Oasis saludó al Kun Agüero

El Kun informó que en junio terminará su ciclo en el Manchester City y el músico, nacido en la ciudad inglesa e hincha del club, se expresó conmovido: “Sos una leyenda absoluta” “Al único e irrepetible Sergio Agüero, gracias por todos los buenos momentos que nos diste en el club. Sos una leyenda absoluta. Buena…

uno-de-los-lideres-de-oasis-saludo-al-kun-aguero

El Kun informó que en junio terminará su ciclo en el Manchester City y el músico, nacido en la ciudad inglesa e hincha del club, se expresó conmovido: “Sos una leyenda absoluta”

“Al único e irrepetible Sergio Agüero, gracias por todos los buenos momentos que nos diste en el club. Sos una leyenda absoluta. Buena suerte en el futuro”, escribió en su cuenta de Twitter Liam Gallagher, del grupo Oasis, para despedir al delantero argentino que durante diez años se desempeñó en el equipo de camiseta celeste. Y, de esta manera, confirmó una relación de admiración mutua que tiene larga data y festejos compartidos.

Porque esta mañana el mundo del deporte se sorprendió con el anuncio del ex jugador de Independiente que con la Argentina llegó a la final de la Copa del Mundo de Brasil en 2014. “Cuando se cierra un ciclo se tienen muchas sensaciones. Me quedo con la enorme satisfacción y orgullo de haber estado diez temporadas en el Manchester City, algo inusual en estas épocas para un jugador profesional”, escribió el Kun en una breve carta que publicó en sus redes sociales para anticipar su despedida. Vale recordar que el delantero llegó al equipo británico en 2011 y en una década se transformó en el máximo goleador histórico del club y en el extranjero con más gritos en la Premier League, superando al francés Thierry Henry.

Sergio Agüero, delantero argentino del Manchester City (Foto: EFE/EPA/PETER POWELL/Archivo)

“Diez temporadas con logros importantísimos, en las que pude convertirme además en el goleador histórico y en las que forjé un vínculo indestructible con toda la gente del club, a la que siempre llevaré en mi corazón”, continuó en el escrito que entristeció a los hinchas del club inglés y que se cristalizará a fines de junio, cuando se termine su contrato. Y agregó: “Me tocó llegar en 2011, en una etapa de reconstrucción, y junto con la visión de sus propietarios y el aporte de distintos jugadores logramos colocarlo en lo más alto, entre los más importantes del mundo”.

Por todo eso no sorprende la reacción de Liam Gallagher, nacido en Manchester, que junto con su hermano Noel, su socio en Oasis, es hincha fanático del conjunto que surgió para competir con el tradicional Manchster United (de camiseta roja). De hecho, hace un tiempo Noel Gallagher se había referido a la pasión y las dotes de los jugadores argentinos al declarar ante la prensa: “En los ´70, la Argentina tenía grandes jugadores: Mario Kempes, Osvaldo Ardiles y Julio Villa. En los ´80, al gran Maradona y ahora hay cinco o seis jugadores que son los mejores del mundo: Carlos Tevez, Lionel Messi, el Kun Agüero, Gonzalo Higuaín y Pablo Zabaleta. A tres los tenemos en el City”.

¿Más? En 2012, Noel Gallagher también contó ante la BBC cómo vivió la consagración del Manchester City como campeón de la Premier League británica. Fue en un bar, antes de uno de sus grandes shows de rock en la capital de Chile. “Llegamos a Santiago y un amigo abrió su bar temprano para que podamos ver el partido ahí. Comenzó bastante tenso, luego paso de la tensión al júbilo y luego a la tensión de nuevo. Parecía que los Queens eran los líderes de la liga y todo era muy oscuro ¿sabes?”, relató el hermano de Liam, igual que apasionado. Dicen que se abrazó y lloró con ese gol agónico de Sergio “Kun” Agüero –ex yerno de Maradona– que sirvió sellar el resultado en 3 a 2. Aquel que significaba el primer título para el club en 44 años. “Uno de mis amigos casi arranca la televisión de la pared de la emoción”, agregó. ¿Dónde estaba Liam Gallagher aquel histórico 13 de mayo del 2012 cuando Agüero se convirtió en ídolo? En el estadio The Hawtorns viendo el partido contra Queen Park Rangers… Como no podía ser de otra manera.