Manu Ginóbili eligió sus bloopers más insólitos en la NBA

El bahiense habló con varios fanáticos que le preguntaron cuáles fueron sus errores más recordados. Sin dudarlo, la figura de los Spurs mencionó dos. Las imágenes Manu Ginóbili se convirtió en una leyenda del deporte nacional. Su figura está dentro del podio de los mejores atletas de la historia albiceleste y dependiendo los fanatismos por las diversas disciplinas,…

Manu Ginóbili eligió sus bloopers más insólitos en la NBA

El bahiense habló con varios fanáticos que le preguntaron cuáles fueron sus errores más recordados. Sin dudarlo, la figura de los Spurs mencionó dos. Las imágenes

Manu Ginóbili se convirtió en una leyenda del deporte nacional. Su figura está dentro del podio de los mejores atletas de la historia albiceleste y dependiendo los fanatismos por las diversas disciplinas, el bahiense compite con estrellas de la talla de Diego Maradona, Lionel Messi o Guillermo Vilas.

Durante su carrera cosechó cuatro anillos de la NBA y además brindó la máxima alegría en los Juegos Olímpicos de Atenas, en 2004, cuando lideró a la Generación Dorada para consolidar la mejor producción histórica del básquet argentino.

El bronce en Pekín 2008, el subcampeonato en el Mundial de Estados Unidos en 2002 y los títulos en la Diamond Ball de Nankín en 2008, junto con los del Campeonato FIBA Américas (2001 y 2011) son otros argumentos que posicionan al bahiense en la lista de los personajes más admirados del país.

Sin embargo, Manu demostró en más de una ocasión que también es humano. Así como Maradona y Messi alguna vez desperdiciaron un penal, Ginóbili también cometió errores en la NBA que todavía lo mantienen en vilo.

En una conversación con sus seguidores, a través de Twitter, el ex basquetbolista protagonizó una conversación en la que destacó los fallos más dolorosos de su carrera.

Queremos ver tus pifies y comparar cuál de los dos es peor Manu— le dijo un usuario de la red social.

El mejor fue ese que quiso meter tiro libre con rebote en el tablero para tirar de 3 ¡Y la embocó!— continuó otros fanático.

Éste o éste— respondió Manu haciendo hincapié en dos insólitas jugadas que quedaron grabadas en su memoria.

Ah, pero ese es hermoso—cerró un fan.

Más allá de las dos acciones que expusieron a Manu, el argentino se transformó en una leyenda celeste y blanca que enorgullece a un país que desea volver a ver un talento similar en las próximas generaciones.