En Totoras recuerdan visita de Maradona en 1995

En Totoras quieren dejar plasmado ese recuerdo y le rinden homenaje con un mural, la histórica visita de Maradona en 1995 Unión de Totoras se sumó a la infinidad de homenajes y recordatorios, que no paran de replicarse en Argentina y en el mundo, a Diego Armando Maradona. El club del interior santafesino estrenó, en…

en-totoras-recuerdan-visita-de-maradona-en-1995

En Totoras quieren dejar plasmado ese recuerdo y le rinden homenaje con un mural, la histórica visita de Maradona en 1995

Unión de Totoras se sumó a la infinidad de homenajes y recordatorios, que no paran de replicarse en Argentina y en el mundo, a Diego Armando Maradona. El club del interior santafesino estrenó, en su estadio, un mural del inolvidable 10, recordando su paso por esa cancha.

6 de mayo de 1995, Dios estuvo en casa es la frase que encabeza la obra, realizada por el muralista casildense Gabriel Griffa, y que refleja el rostro de Maradona, con la camiseta celeste, y el escudo de Unión Fútbol Club.

Este homenaje incluyó el agradecimiento a Juan Amador Sánchez -ex jugador de Huracán, Boca, River y Platense, entre otros, director técnico y actualmente manager de Platense-, hijo pródigo y el personaje más famoso de Totoras, distante 163 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, de fuerte producción ganadera y agrícola y con una población que supera los 10.000 habitantes.

Justamente fue Juan Amador Sánchez quien hizo la gestión para llevar a Maradona a su ciudad natal a jugar un partido de exhibición en la cancha de Unión. El motivo fue organizar un partido a beneficio de Hernán Fonseca, arquero del club de Totoras, quien había sufrido un accidente automovilístico que le quitó la movilidad en sus piernas.

Aquella mañana del sábado 6 de mayo de 1995, Maradona, que estaba en proceso de entrenamiento personal mientras cumplía la sanción impuesta por el famoso, y controvertido, dóping positivo en el Mundial de Estados Unidos 1994, apuntaba a su regreso a la actividad oficial, ofreció todo su talento y deleitó a los muchos totorenses que no podían creer tener allí al mejor futbolista del mundo.

Apenas se enteró del motivo benéfico, Maradona no dudó y aceptó el pedido de Sánchez. Jugó un tiempo con la camiseta bordó de uno de los dos equipos y otro con la celeste de Unión. Hizo goles para los dos conjuntos. Y le dejó a Fonseca un regalo, un tesoro realmente: la camiseta bordó número 10 autografiada y unas palabras que el ex arquero nunca olvidará: “Fuerza, no aflojes ahora. Mis piernas son tus piernas”.