El papa Francisco exige una salud “solidaria e inclusiva”

El Sumo pontífice reclamó luchar por una salud en igualdad de condiciones para todos. El papa Francisco recibió a los representantes de la Federación Italiana de Médicos Pediatras, a quienes exhortó a que se hagan promotores de una cultura que apueste por una salud igualitaria con prevención y asistencia para todos. En nuestro tiempo -dijo- “cada vez más…

El papa Francisco exige una salud “solidaria e inclusiva”

El Sumo pontífice reclamó luchar por una salud en igualdad de condiciones para todos.

El papa Francisco recibió a los representantes de la Federación Italiana de Médicos Pediatras, a quienes exhortó a que se hagan promotores de una cultura que apueste por una salud igualitaria con prevención y asistencia para todos.

En nuestro tiempo -dijo- “cada vez más a menudo la prevención y los cuidados se convierten en atributo de quien goza de cierto tenor de vida, y por lo tanto se lo puede permitir”. “Los aliento a operar para que esta desigualdad no se sume a las muchas que ya afligen a los más débiles, sino que el sistema sanitario garantice a todos asistencia y prevención, como derechos de la persona”.

En la audiencia en la Sala de los Papas, Francisco -en el discurso escrito entregado a los presentes- subrayó que “incluso antes que con los niños, su trabajo los pone en relación constante con los padres, primeros custodios y responsables de sus pacientes”.

“Ellos no piden solo su competencia médica, sino que buscan también una seguridad desde el punto de vista humano, confiándoles lo más valioso que tienen”, agregó. En cuanto a la “relación con los niños que visitan”, agregó el papa, “ellos cuentan con poderosas antenas y captan al vuelo si estamos bien dispuestos o distraídos, tal vez porque quisiéramos haber terminado ya el turno, o estamos apurados, o tener un paciente que llore menos”.

“También ustedes son hombres y mujeres, con sus preocupaciones -agregó-, pero sabemos que están entrenados también en la sonrisa, necesaria para dar coraje y abrir un paso de confianza en los más pequeños. Y también los medicamentos así son más eficaces”.

El Papa observó asimismo que “en nuestro tiempo, donde las muchas comodidades y desarrollos tecnológicos y sociales se pagan con un impacto cada vez más invasivo en las dinámicas naturales del cuerpo humano, se vuelve urgente implementar un serio programa de educación para la salud y los estilos de vida respetuosos del organismo, para que el progreso no sea en desmedro de la persona”.