Dwyane Wade: “Me es difícil decir quedate en casa cuando vivo en una mansión”

El exescolta de Miami Heat reconoció que entendía sus privilegios y que por eso evitó salir a dar consejos. “Estamos tratando de hacer que todos sean iguales pero el mundo nunca ha sido así”, afirmó. n medio de la pandemia de coronavirus que forzó a la mayoría de las sociedades del mundo a confinarse a…

Dwyane Wade: “Me es difícil decir quedate en casa cuando vivo en una mansión”

El exescolta de Miami Heat reconoció que entendía sus privilegios y que por eso evitó salir a dar consejos. “Estamos tratando de hacer que todos sean iguales pero el mundo nunca ha sido así”, afirmó.

n medio de la pandemia de coronavirus que forzó a la mayoría de las sociedades del mundo a confinarse a una estricta cuarentena, los mensajes de permanecer en casa se hicieron moneda corriente. Pero a Dwyane Wade algo le hizo ruido y, por eso, hasta el momento había evitado manifestarse al respecto. 

“No he salido y he dicho poco al respecto. Hay mucha gente que sale y dice: ‘Quédate en casa y haz esto y aquello’. Es mucho más fácil para las celebridades decir ‘quédate en casa’ cuando su hogar se ve como se ve y tienen todo lo que necesitan”, manifestó el legendario escolta de los Miami Heat. 

Y siguió: “Me ha costado salir y decir: ‘Oye, quédate en casa, esto y aquello’, porque estoy viviendo en una mansión. ¿Sabes a lo que me refiero? Y tenemos cosas en nuestra casa que mucha gente no tiene. Entonces, este es el mundo en el que vivimos y nunca ha sido igual. Hay muchas comunidades que nunca han sentido lo que realmente es la igualdad, eso de lo que habla la gente”

Wade fue tres veces campeón de la NBA con los Heat (2006, 2012 y 2013) y uno de los rivales clásicos de Emanuel Ginóbili en la liga. Jugó 17 temporadas (16 en Miami y una en Chicago) en las que llegó a embolsar una cifra cercana a los 200 millones de dólares, solo en contratos. 

“En este momento, estamos tratando de hacer que todos sean iguales pero el mundo nunca ha sido así. En cierto sentido para mí, siento que somos muy afortunados, somos tan bendecidos. Y no todos están en la misma posición que los que están hablando en primera línea”, concluyó Wade.