El “cordero volador” terminó a la parrilla y se lo comieron

El momento del “delivery” del cordero Crédito: Captura de video PUNTA DEL ESTE.- Se lo comieron. Al cordero se lo comieron. Típico asado de verano en el este uruguayo, carne a la parrilla en una noche de enero, pero con una particularidad: la carne que fue a la parrilla cayó del cielo en un excéntrico…

El “cordero volador” terminó a la parrilla y se lo comieron

El momento del “delivery” del cordero Crédito: Captura de video

PUNTA DEL ESTE.- Se lo comieron. Al cordero se lo comieron. Típico asado de verano en el este uruguayo, carne a la parrilla en una noche de enero, pero con una particularidad: la carne que fue a la parrilla
cayó del cielo en un excéntrico delivery, que se viralizó en redes sociales y derivó a una investigación judicial.

Así terminó la historia, o una parte de la historia, del “cordero volador”, porque ahora el caso es investigado por una fiscal, por policía y por efectivos de la
Fuerza Aérea del Uruguay.

Justamente esa institución emitió un comunicado, con el título “Lanzamiento de animal desde helicóptero civil”. En el texto, informa que “de acuerdo a los hechos de público conocimiento relacionados con el lanzamiento de un animal desde un helicóptero civil en
José Ignacio“, ahora “se está efectuando una investigación para recabar todos los detalles técnicos del vuelo”.

El video que se viralizó

00:12

Video

Agrega que “posteriormente, el departamento jurídico se expedirá en función de nuestro Código Aeronáutico”, y añade que “la autoridad aeronáutica actuará en base al asesoramiento obtenido y cumplirá con el debido proceso”.

La fiscal de Maldonado
Ana Dean ordenó la apertura de una investigación sobre lo ocurrido el 9 de enero en José Ignacio, cuando un helicóptero sobrevoló la piscina de la casa en la que veranea el empresario argentino
Federico Álvarez Castillo, y tiró un cordero que cayó en una pequeña piscina.

Lo lavaron y se lo comieron

La policía le tomó declaración al inquilino de la casa veraniega y reportó a la Fiscalía que Álvarez había dicho que luego de ver la caída del animal, lo retiraron de la pileta, lo lavaron, lo asaron y se lo comieron.

Dean pidió información a
Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) para poder identificar al piloto y a los tripulantes del vuelo de ese helicóptero.


El empresario Federico Álvarez Castillo

“Todo indica que fue una broma. Nadie está esperando que llueva un animal del cielo, y esto fue filmado y se escuchan risas en el video”, dijo la fiscal que tomó el caso, también para mostrar que Álvarez no podía desconocer al autor del lanzamiento. “Nadie va a comerse un animal que le tiran de arriba”, dijo la fiscal.

Dean abrió otro frente, hizo un pedido de apoyo al ”
Consejo Consultivo de la Comisión Nacional Honoraria de Tenencia Responsable y Bienestar Animal” (Cotryba).

El caso del cordero en caída libre fue comentario a ambos lados del
Río de la Plata, como hace años ocurría con el cuento “El chancho volador”, del amplio repertorio de “Don Verídico”. En esa historia, aquel gaucho exagerado contaba cómo “Adefesio Carcoma” hacía volar a un cerdo.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *