“Si Brasil va al libre mercado, el viento que va a venir para acá…”

Sobre el final de la semana pasada, un video del vicepresidente de la Fundación Libertad de Rosario se volvió viral. Se trata del discurso que el reconocido intelectual rosarino pronunció antes del brindis en la cena de fin de año organizada por el think tank local. Si bien sus dichos más trascendentes tuvieron mucho que…

“Si Brasil va al libre mercado, el viento que va a venir para acá…”

Sobre el final de la semana pasada, un video del vicepresidente de la Fundación Libertad de Rosario se volvió viral. Se trata del discurso que el reconocido intelectual rosarino pronunció antes del brindis en la cena de fin de año organizada por el think tank local. Si bien sus dichos más trascendentes tuvieron mucho que ver con un momento de catarsis, como él mismo lo admitió, también dejó en claros algunos motivos por los cuales la situación del país podría ser un poco mejor de lo que se ve a simple vista.

“Argentina podría estar en la licuadora al punto cinco, que es cuando no queda nada. Desde las PASO para acá, podría haber quedado el dólar en 180 pesos de un día para el otro, pero no pasó. Eso es realmente impresionante; no explotó”, destacó. Por otro lado subrayó la importancia de haber logrado una transición más ordenada y pacífica que la de 2015, cuando Cristina Fernández se negó a presentarse al acto del cambio de mando. 

En cuanto al panorama político y económico, Castro señaló lo particular de ver un gobierno peronista “que tiene que arreglar un problema económico y que tiene mucho límite al poder”. Según consideró, “a los liberales nos gusta que el poder tenga límites” y ponderó el 40% de votantes opositores, la ausencia de una buena cosecha de soja y el poco márgen para emitir pesos.

En lo económico, puso a Brasil como uno de los principales posibles motores de cambio para el país. “En Brasil hay un tipo que tiene la mandíbula muy floja y que capaz que se sale del Mercosur y empieza a mirar para afuera. Si Brasil va al libre mercado, al libre comercio y suspende los lobbys de los empresarios que lo cerraron durante mucho tiempo; hoy que tiene 5% de tasa y 3,5% de inflación, 45 mil palos de superávit comercial, 70 mil palos de inversión extranjera directa, 700 mil nuevos puestos de trabajo; el viento que va a venir para acá. O te ponés con la bicicleta atrás de ese camión o te vas”, remató.

Por último, concluyó: “Tengo un fastidio muy grande porque otra vez, sopa. Pero también veo cosas que no son iguales. Es un momento aciago, pero hay para brindar. Si vamos al libre comercio, inexorablemente la competencia y la inversión generan laburo y, así, la Argentina sale”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *