¿Fraude K?: las elecciones dispararon la temporada de paranoia y memes en las redes

Fuente: LA NACION Eran alrededor de las 22.40 del domingo pasado cuando los argentinos recibieron una noticia inesperada: Alberto Fernández le sacaba cerca de 15 puntos de diferencia en los comiciosa Mauricio Macri. La Argentina suele ser tierra fértil para las teorías conspirativas. Este caso no fue la excepción. Entre memes, festejos y lamentos, incluso…

¿Fraude K?: las elecciones dispararon la temporada de paranoia y memes en las redes

Fuente: LA NACION

Eran alrededor de las 22.40 del domingo pasado cuando los argentinos recibieron una noticia inesperada: Alberto Fernández le sacaba cerca de 15 puntos de diferencia en los
comiciosa Mauricio Macri. La Argentina suele ser tierra fértil para las teorías conspirativas. Este caso no fue la excepción. Entre memes, festejos y lamentos, incluso llegaron a circular audios y vídeos que hablaban de un acuerdo entre el kirchnerismo y los rusos para llegar a ese abultado resultado electoral. Una fantasía maquiavélica que ayer llegó a ser segunda tendencia en Twitter con el #FraudeK.

“Por favor, usen la cabeza. Estoy decepcionado con la especie humana”, dijo Jorge Lanata sobre la ebullición de teorías que intentaban opacar cifras inapelables. Durante su programa radial, Lanata se tomó un par de segundos para desacreditar el planteo: “Son 12300 mesas que se deberían haber alterado para que haya fraude. El 10% de las mesas del país. Esto es imposible”, dijo el conductor que tuvo varios enfrentamientos con la administración de los Kirchner. Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos, también trató de llevar calma ante las denuncias: “No es una elección donde haya habido fraude, ha sido transparente”, declaró.

En bares, grupos de WhatsApp y otras redes sociales, la política y los mercados se han convertido, casi sin excepción, en el tema de conversación en los últimos días. Los tonos de las charlas son variados. Desde los debates y reflexiones constructivas, hasta las discusiones más acaloradas que reflejan la grieta, hasta el momento, insalvable.

Por un lado el “vamos a volver” del kirchnerismo y, por el otro el “sí se puede” macrista. En los grupos de WhatsApp suelen llegar memes vinculados a la inclinación política de los miembros que lo componen. Las pocas imágenes que penetraron en ambos lados de la grieta fueron algunas que llegaron con una carga importante de ironía.

Chistes

Por ejemplo, uno que muestra a Elisa Carrió haciendo stand up en el búnker de Juntos por el Cambio, otra del ex futbolista de River Plate, Gabriel Mercado, junto a su familia, todos sonrientes, y el lema decía: “Te queremos mostrar de qué manera se despertaron los mercados”, en referencia al mundo financiero. También circulaba uno con la cara de Cristina Kirchner en el que dice buscar un chofer que no sepa leer ni escribir, en referencia a la
causa de los cuadernos, u otro con la cara de Macri diciendo que lo del pasado es culpa del próximo presidente.


Algunos de los memes que circularon en redes luego de las PASO 2019 Fuente: Archivo

Memes que se burlan de la gestión de Mauricio Macri

El resultado tan abultado desencadenó emociones y mucha catarsis en los grupos de chat y las redes sociales. De un lado de la grieta, también hay incredulidad.

“Hay gente que le interesa ver más allá, pero a la mayoría nos reconforta estar entre gente que piensa igual, por algo que se llama disonancia cognitiva. Prefiero no cruzarme con información que dice lo opuesto a lo que pienso. En mis círculos sociales virtuales puedo elegir no leer o escuchar a esa gente. Si yo estoy convencida de que alguien es el mejor y viene otro y me dice lo contrario me va a generar esta disonancia cognitiva”, explica Eugenia Mitchelstein, profesora de comunicación de la Universidad de San Andrés.

Pensar distinto

“Con la política pasa eso, la gente deja de escuchar o leer al que piensa distinto. Es más fácil manejarse en una comunidad que piensa igual. Creo que para la democracia es negativo porque tenemos que aprender a convivir con otras opiniones sin sentir que nuestras creencias están amenazadas”, agregó.

A esto se le suma la acción de los algoritmos que utilizan las redes sociales para mantener a sus usuarios en línea durante más tiempo. “Uno se va envalentonando y te quedas solo con los que piensan igual que vos. Esto es lo que generan los algoritmos. Te bombardean con contenidos que piensan que vos vas a consumir para que utilices la plataforma durante más tiempo. Si vos entras a Facebook y ves cosas totalmente opuestas a tu línea de pensamiento, no vas a interactuar, y en poco tiempo ya no aparecen más. O bien vas a interactuar agresivamente. Por cualquiera de las dos vías el algoritmo te va a desconectar”, explica Alejandro Artopoulos, director de Investigación y desarrollo del Centro de Innovación Pedagógica de la Universidad de San Andrés.

“Al mismo tiempo, el algoritmo está alimentado por datos sesgados de origen, porque sacan datos de usuarios activos, es decir, los más exaltados. El modelo de aprendizaje que crean los informáticos no se ocupa de controlar los sesgos. Las ciencias de datos necesitan de las ciencias sociales, de lo contrario, habrá mucha mala praxis”, concluyó.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *