Shane Lowry espantó los fantasmas y es el campeón en el Abierto Británico de golf

El irlandés Shane Lowry se consagró campeón del Abierto Británico de golf, que tras 68 años volvió a disputarse en el campo de Royal Portrush, en Irlanda del Norte, y consiguió a los 32 años el primer Major de su carrera. En una jornada complicada por las fuertes lluvias y las ráfagas de viento, que llegaron a alcanzar…

Shane Lowry espantó los fantasmas y es el campeón en el Abierto Británico de golf

El irlandés Shane Lowry se consagró campeón del Abierto Británico de golf, que tras 68 años volvió a disputarse en el campo de Royal Portrush, en Irlanda del Norte, y consiguió a los 32 años el primer Major de su carrera. En una jornada complicada por las fuertes lluvias y las ráfagas de viento, que llegaron a alcanzar los 30 kilómetros por hora, Lowry no pudo bajar el par de la cancha, como había hecho en las tres primeras rondas. Pero la tarjeta de 72 golpes (+1) de este domingo le alcanzó llevarse el trofeo del último torneo “grande” de la temporada con un acumulado de 269, 15 bajo el par de la cancha.

“Esto es increíble. Estaba muy calmado al final, no lo podía creer. Fue un día difícil, el clima lo complicó todo. No estaba jugando bien cuando promediaba la ronda, pero después miré la tabla y me di cuenta de que todos estaban igual. Y eso ayudó. En un momento le dije a mi caddie que no podía dejar de pensar en ganar, pero él me contestó ‘Quedate en el juego’. Hizo un gran trabajo”, comentó el flamante campeón, que terminó con una ventaja de seis golpes sobre el inglés Tommy Fleetwood, segundo en la clasificación. 

Si bien selló el título con el recorrido de cuatro birdies y cinco bogeys de la última vuelta, la victoria le había quedado al alcance de la mano tras su actuación impresionante del sábado, cuando firmó una tarjeta de 63 golpes (-8), record para el campo del condado de Antrim.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

“Ese fue el día más increíble que tuve en un campo de golf”, aseguró el irlandés tras la tercera ronda, en la que sumó ocho birdies y ningún bogey y bajó el par de la cancha en cinco de los nueve hoyos del recorrido de vuelta. 

Así, arrancó la jornada final del torneo -el más antiguo y prestigioso del mundo del golf- como único líder y con una ventaja de cuatro golpes sobre Fleetwood. Y aunque muchos ya lo veían campeón, el sabía que esa diferencia podía esfumarse en poco tiempo.

“Mi caddie hizo un gran trabajo en esta ronda”, aseguró el flamante campeón. Foto AP Photo/Matt Dunham

Le había ocurrido ya en el Abierto de Estados Unidos 2016, cuando lideraba también con cuatro golpes menos que su escolta tras la tercera vuelta; pero sumó 76 (+6) en la última y quedó a tres del campeón, el estadounidense Dustin Johnson.

Mirá también

Por eso salió este domingo decidido a cuidar esa distancia, sobre todo teniendo en cuenta que el clima invitaba a jugar por precaución. Arrancó mal, con un bogey en el primer hoyo del día, pero luego se recuperó y pudo mantener la ventaja, que bajó por momentos a tres golpes, pero llegó a ser de seis cuando consiguió tres birdies entre la 4ª y la 7ª banderas. 

Tras el 14° hoyo, el título parecía asegurado. Porque Fleetwood, la única amenaza seria que tuvo en toda la jornada, sumó un doble bogey y prácticamente evaporó sus chances de pelear por el primer lugar. 

Lowry sumó el séptimo título de su carrera y el primero en un Major. Foto REUTERS/Ian Walton

Así, el recorrido del campeón por los últimos cuatro hoyos fue acompañado ya por el festejo de la gente. Y tras cerrar el 18° con un par y sellar su triunfo, Lowry se unió al público y celebró con los brazos en alto su consagración. Se transformó con su victoria en el segundo irlandés de la historia en quedarse con el British Open: antes lo había hecho su compatriota Padraig Harrington, quien levantó la copa en 2007 y 2008.

Mirá también

Hijo de Brendan Lowry, una estrella del fútbol gaélico, uno de los deportes más populares de irlanda, Shane heredó el amor por el golf de sus tíos y comenzó a practicarlo cuando tenía apenas 12 años. Veinte años después, vivió este domingo su momento más feliz dentro de la una cancha. Sumó el séptimo título de su carrera y el segundo de este 2019, tras el que ganó en el enero en el Abierto de Dubai, por el circuito europeo. Pero el más importante de todos. 

“No puedo esperar para despertarme mañana y ver qué se siente saber que soy campeón del Abierto Británico cuando me baje la adrenalina. Es simplemente increíble”, cerró el irlandés.

FK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *