Manny Pacquiao, el pequeño gigante del ring que aspira a ser presidente de Filipinas

El Senado de Filipinas iniciará el próximo lunes su 33° período de sesiones desde el fin de la dictadura de Ferdinand Marcos y la sanción de una nueva Constitución en 1987. A la ceremonia que se llevará a cabo en el Edificio GSIS de Pasay, al sudoeste de Manila, llegará a las corridas (y seguramente…

Manny Pacquiao, el pequeño gigante del ring que aspira a ser presidente de Filipinas

El Senado de Filipinas iniciará el próximo lunes su 33° período de sesiones desde el fin de la dictadura de Ferdinand Marcos y la sanción de una nueva Constitución en 1987. A la ceremonia que se llevará a cabo en el Edificio GSIS de Pasay, al sudoeste de Manila, llegará a las corridas (y seguramente con alguna magulladura en su rostro) uno de los 12 senadores que le darán la bienvenida a sus 12 nuevos colegas: Emmanuel Dapidran Pacquiao. Un puñado de horas antes, en Las Vegas, el incombustible Manny le habrá añadido un capítulo a su leyenda, la de uno de los mejores boxeadores del siglo XXI. ¿El último?

La pregunta ha sobrevolado cada una de sus últimas presentaciones. Sin embargo, Pacquiao, que en diciembre cumplió 40 años y que desde hace casi una década combina la práctica pugilística con la gimnasia parlamentaria, le planta cara al paso del tiempo.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Cuando el sábado se transforme en domingo en Las Vegas, el filipino, campeón regular wélter de la Asociación Mundial de Boxeo, enfrentará en el MGM Grand al estadounidense Keith Thurman, supercampeón de la misma división reconocido también por la AMB. Será una prueba dificilísima. Transmitirán Fox Premium Action desde las 20 y ESPN desde las 22.

Varias veces pareció haber llegado a su fin el derrotero profesional de Pac Man, que comenzó en enero de 1995. Algunos creyeron que no volvería a combatir tras el tremendo nocaut que le propinó el mexicano Juan Manuel Márquez en 2012.

Varios le exigieron que se retirara tras la deslucida imagen que mostró ante Floyd Mayweather en 2015. Demasiados lo dieron por terminado tras caer ante el australiano Jeff Horn en 2017. Pero ahí sigue, con sus cuatro décadas y sus 70 combates (61 triunfos, siete derrotas y dos empates) a cuestas.

“No soy un extraño del boxeo y entenderé cuando el cuerpo me pida que pare”, sostuvo en enero, después de darle una lección al estadounidense Adrien Broner en su primera defensa del título wélter de la AMB, que había conquistado en julio de 2018 al noquear al chubutense Lucas Matthysse en Kuala Lumpur.

Por ahora, el cuerpo responde gracias a su disciplina en el gimnasio, nuevamente de la mano de su histórico entrenador, Freddie Roach. Su impecable preparación se complementa con su velocidad y su probada experiencia ante rivales de la talla de Mayweather, Márquez, Miguel Cotto, Oscar De la Hoya, Shane Mosley, Ricky Hatton, Erik Morales y Marco Antonio Barrera.

En contra le juega la falta de explosión en su pegada, que fue perdiendo conforme pasaron los años y trepó de categoría (su primer título mundial fue en mosca): en sus últimas nueve presentaciones, sólo consiguió noquear a Matthysse. La incógnita es si este combo le bastará para superar a Thurman.

Manny Pacquiao y Keith Thurman pelearán en la medianoche del sábado.
Foto: AFP

“Voy a ganar y retirar a Pacquiao”, amenazó más de una vez el estadounidense. “Hace años que están todos convencidos de que mi carrera terminó. Y acá sigo. Es difícil y requiere mucha disciplina, pero amo el boxeo”, retrucó el filipino.

Más allá de la esgrima verbal, Thurman tiene buenos argumentos para confiar en sus posibilidades: es 10 años más joven, es más alto, tiene mayor alcance de brazos y tiene más poder en su pegada: 22 de las 29 victorias que componen su foja de servicios invicta fueron antes del límite. Entre sus vencidos se cuentan dos rivales de fuste, Shawn Porter y Danny García, y también un argentino, Diego Chaves, a quien le arrebató el título interino wélter de la AMB en 2013.

Mirá también

Sin embargo, también carga con un pesado signo de interrogación en su bolso, producto de su poca actividad: sólo peleó tres veces en los últimos cuatro años. Una cadena de lesiones en el cuello (consecuencia de un accidente vial), en el codo derecho y en la mano izquierda lo paró cuando era considerado el mejor wélter del planeta y uno de los mejores boxeadores libra por libra.

En enero le puso fin a una inactividad de 22 meses con un triunfo en decisión mayoritaria ante el californiano Josesito López, en Brooklyn. Ahora le llega la gran prueba.

¿Será el encargado de bajar definitivamente del ring a Pacquiao? Parte de la respuesta la tendrán él y sus puños; la otra parte, la voluntad de Manny, quien no oculta su intención de ser presidente de su país.

Diputado por la provincia de Sarangani durante dos períodos (entre 2010 y 2016), senador elegido por 16 millones de votantes en 2016 y con 40 años ya cumplidos (requisito que exige la Constitución), su camino parece orientarse hacia la primera magistratura.

El país se desangra desde que el presidente Rodrigo Duterte lanzó la denominada “guerra contra las drogas”, por la que el Gobierno registra 6.600 muertos en tres años en operaciones policiales, mientras que los organismos de derechos humanos sostienen que hubo 27.000 ejecuciones extrajudiciales en ese período.

Mirá también

La fama y los éxitos deportivos de Pacquiao maridan muy bien con su discurso intolerante y manodurista. El púgil, que defendió la cruzada sanguinaria de Duterte (“Fue enviado por Dios para limpiar y devolver la armonía y la paz a nuestro país”, afirmó) y consideró que los homosexuales eran “peores que los animales”, incluyó en su decálogo de propuestas legislativas para el próximo ejercicio la creación de un Cuerpo de Capacitación de Oficiales de la Reserva obligatorio (similar al servicio militar) y la implantación de la pena de muerte para personas condenadas por fabricación y tráfico de drogas.

Los próximos comicios presidenciales serán en 2022 y Duterte ya sugirió que no buscará la reelección. Quizás entonces llegue el momento de Emmanuel Dapidran Pacquiao. Por ahora, Manny todavía tiene al menos un compromiso más sobre el cuadrilátero.

Las seis categorías en las que reinó Pacquiao 

Estos son los títulos mundiales reconocidos por los cuatro organismos principales del boxeo. El filipino también fue campeón pluma (otorgado por la revista The Ring) y superligero, avalado por la Organización Internacional de Boxeo.

Mosca

El 4 de diciembre de 1998, noqueó en el octavo round al tailandés Chatchai Sasakul y consiguió el título del CMB. Lo perdió en su segunda defensa ante otro tailandés, Boonsai Sangsurat.

Supergallo

El 23 de junio de 2001, logró el cetro de la FIB al superar por nocaut técnico en el sexto round al sudafricano Lehlo Ledwaba, en Las Vegas. Lo defendió cuatro veces y lo dejó vacante.

Superpluma

Superó en decisión dividida al mexicano Juan Manuel Márquez en Las Vegas, el 15 de marzo de 2008, y le arrebató el cinturón del CMB. Nunca lo defendió.

Ligero

Consiguió el cetro del CMB el 28 de junio de 2008, con una victoria en Las Vegas sobre el estadounidense David Díaz por nocaut técnico en el noveno asalto. Tampoco lo defendió.

Wélter

Reinó tres veces en la OMB entre 2009 y 2016. Es campeón de la AMB desde el 15 de julio de 2018, cuando superó a Lucas Matthysse en Kuala Lumpur.

Superwélter

Lo obtuvo al vencer por decisión unánime al mexicano Antonio Margarito, el 13 de noviembre de 2010, en el estadio de los Dallas Cowboys, en Arlington. Nunca lo defendió.

HS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *