Rosario: buscan a un violador serial de mujeres

El caso es investigado por la Fiscalía de Delitos Sexuales local, que dio a conocer un identikit confeccionado a partir de la descripción de algunas de las víctimas. Por el momento son nueve los ataques contabilizados, seis de ellos denunciados y otros tres que fueron identificados. Según el sitio del diario La Capital, el violador…

Rosario: buscan a un violador serial de mujeres




El caso es investigado por la Fiscalía de Delitos Sexuales local, que dio a conocer un identikit confeccionado a partir de la descripción de algunas de las víctimas.


Por el momento son nueve los ataques contabilizados, seis de ellos denunciados y otros tres que fueron identificados.

Según el sitio del diario La Capital, el violador reproduce un modus operandi a partir de un patrón que sigue de manera casi mecánica.

El primer de los hechos se registró en febrero pasado y el último en la madrugada de este miércoles, a pocos metros de la Facultad de Medicina, el cual tuvo como víctima a una adolescente de 17 años que describió la odisea en su cuenta de la red social Twitter.

La joven dijo que el sujeto la amenazó con un arma, la llevó tras un árbol, y tras revisarle las pertenencias, la manoseó y la obligó a practicarle sexo oral.

En todos los hechos, el atacante ató de pies y manos a las víctimas, a las que también les colocó un precinto en el cuello.

En los primeros episodios, las violaciones eran contra mujeres que quedaban solas al frente de comercios, aunque después las violaciones también se produjeron en la vía pública.

En seis de los hechos, el violador obligó a las víctimas a practicarle sexo oral, mientras que en tres ocasiones las mujeres lograron escapar.

A principios de julio pasado, la dueña de una veterinaria, que logró deshacerse de las ataduras que le había impuesto el abusador y amenazarlo con una tijera, para luego escapar, decidió hacer una campaña para alertar a otras mujeres.

La mujer, llamada Jorgelina, publicó el caso en redes sociales: “Yo lo pude resolver porque tengo 42 años y sé como sacarme un tipo de encima. Pero una piba de 19 o 20 años no lo puede hacer. Hablando con la familia de la chica me di cuenta que es la misma persona que me atacó. La misma. Y si alguien no lo detiene, si alguien no le pone freno, le va a seguir cagando la vida a otras mujeres”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *