Arsenal volvió a la Superliga

Un plantel que se estrenará en la máxima categoría, las lágrimas del “Huevo” Rondina y todo el color de la final Tras un viernes y sábado con lluvias, el encuentro entre Arsenal y Sarmiento se jugó en un día espléndido para definir qué equipo lograría el ascenso directo a la Superliga. Ambas parcialidades se acercaron desde temprano…

Arsenal volvió a la Superliga

Un plantel que se estrenará en la máxima categoría, las lágrimas del “Huevo” Rondina y todo el color de la final

Tras un viernes y sábado con lluvias, el encuentro entre Arsenal y Sarmiento se jugó en un día espléndido para definir qué equipo lograría el ascenso directo a la Superliga. Ambas parcialidades se acercaron desde temprano a las inmediaciones del estadio Florencio Sola para no tener problemas con el ingreso.

Los hinchas del Verde corrieron con mayor desventaja que su rival ya que debieron hacer más de tres horas de viaje para acompañar a su equipo, pero poco les importaba en la previa ante la expectativa de poder conseguir el título.

Muchas familias en autos particulares, grupos de amigos que se organizaron “para ser cinco y que nos salga más barato”, como contó un socio que salió a las ocho de su casa, sumado a los más de 10 micros que llegaron desde Junín cargados con bombos, banderas, bengalas y hasta un saxofón. Uno de los hinchas, que llegó con sus dos hijos, menores, entró por la calle Arenales cantando, aplaudiendo y al grito de “hoy Sarmiento se va de la B, ganamos 2 a 0”. Esa era la ilusión.

En la otra vereda, con tan solo 25 minutos desde Sarandí hasta Banfield, los simpatizantes del Arse llegaron con el mismo ímpetu y esa esperanza de poder “rebotar” y volver rápidamente a la máxima categoría del fútbol argentino. Salvo los colectivos escolares en los que se encontraba la barra brava, que llegaron a pocos minutos de iniciar el partido, fueron muchos


los que se congregaron en las esquinas cercanas al estadio para disfrutar la previa, con los típicos puestos de paty y chorizo que se arman los días que Banfield juega como local.

El “Mono” Navarro Montoya no se quiso perder la final entre Arsenal y Sarmiento de Junín en cancha de Banfield (Matías Baglietto)

Carlos Casteglione, histórico ex jugador de Arsenal que consiguió el ascenso a Primera División en 2002, la Copa Sudamericana 2007 y la Suruga Bank 2008 (con gol suyo), llegó junto con su familia a la cancha como un hincha más, mezclado con el resto del público y se dirigió directo a la tribuna. También Carlos Navarro Montoya y Diego Soñora concurrieron juntos y se ubicaron en la platea. Tal como expresó “Chiche”, fueron “como espectadores, no nos queríamos perder esta linda final. Hay buenos jugadores de los dos lados”.

“Lo único que quiero es ver al Verde campeón, ver al Verde en Primera(…)” / “Y ya lo ve, y ya lo ve, somos locales otra vez” fueron algunas de las canciones que sonaron desde la tribuna que ocupó Sarmiento, alentando a su equipo y poniéndole picante a ese clásico duelo de hinchadas al que ya nos desacostumbramos.

Los del Viaducto no tardaron en contestar: “En la cancha de Banfield vamos a ganar y la vuelta vamo’ a dar” / “Volver a jugar en Primera es lo que imagino, y que se quieran matar los de Quilmes y el periodismo(…)”. Quizás el mejor momento dentro de la cancha se vivió cuando las dos parcialidades


comenzaron a cantar al mismo tiempo (ganaba Arsenal 1-0) “para ser campeón hoy hay que ganar” en un tono realmente eufórico y con la ilusión intacta de ambas partes.

El “Huevo” Rondina, entrenador y uno de los artífices principales del éxito del equipo de Viaducto (Foto: Nicolás Aboaf)

La historia de Sergio Rondina es digna de ser destacada. Un entrenador que se forjó en el ascenso, que lo conoce bien, que dirigió en todas las categorías (sí, en la D inclusive). No pudo evitar el descenso la temporada pasada, lo que representó la primera vez en la historia que Arsenal perdiera la categoría, pero decidió quedarse para lograr un sueño, devolver


rápidamente a la institución a Primera y conseguir, en lo personal, su primer ascenso a la máxima categoría.

“Los que estábamos en el día a día y la dirigencia éramos los que soñábamos con que se pudiera dar esto. No sé si pensaba que podíamos lograr esto, pero les tenía mucha fe a los chicos”, afirmó después del partido. Y es que es un plantel con jugadores que prácticamente no tiene experiencia en la máxima categoría, salvo Emiliano Papa, Leandro Garate y Gastón Álvarez Suárez, entre los muy pocos que sí lo hicieron.

El público de Sarmiento estuvo presente en la final por el ascenso a Primera División (Foto: Matías Baglietto)

Rondina utilizó una fórmula que le dio resultado: armó un plantel con jugadores “de su riñón”, que ya conoce por haber dirigido en otros equipos. Maximiliano Gagliardo, Rubén Zamponi, Ramiro López y Ezequiel Cérica son algunos ejemplos de ello. Precisamente Cérica dijo: “Es un


fenómeno el “Huevo”. Lo aprecio mucho y él a mí. Se merece esto, la viene remando. Siempre me bancó”. Por su parte, Gagliardo destacó: “Le prometí que íbamos a lograr el ascenso a Primera. Fracasamos, seguimos intentando y hoy estoy agradecido a él por confiar en mí. Estuvimos juntos en todos lados”.

La alegría fue toda de Arsenal, que vuelve a Primera División (foto: Matías Baglietto)

Incluso su madre, Mabel, fue a la cancha ¡por primera vez! para acompañarlo en lo que podía ser este gran logro. “Es una muy buena persona, es un orgullo como hijo. Se lo merece, estoy muy feliz”, deslizó instantes previos a darle un abrazo al “Huevo” dentro del campo de juego.

Hoy fue una tarde en la que pregonó la sonrisa, más allá de que uno sólo se fue feliz por el resultado deportivo; en un primer momento por la expectativa de que su equipo pudiera ser campeón, y luego por el disfrute del verdadero “folklore del fútbol”, con las dos hinchadas en las tribunas, sin un conflicto, con un partido realmente entretenido y que estuvo abierto hasta el final. Se puede.

El gol que le posibilitó el ascenso a Arsenal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *